lunes, 30 de enero de 2017

Burocracia vs Gobierno Digital

Astérix el Galo es una serie de historietas cómicas creada por René Goscinny (guion) y Albert Uderzo (dibujo), aparecida por primera vez el 29 de octubre de 1959.

En mi infancia pasaba largas tardes leyendo y releyendo las historias de Astérix, Obélix, Panoraámix, Idéfix y todos los demás personajes de la pequeña aldea gala, que allá por el año 50 a.C. aún no había podido ser conquistada por el imperio romano del César.

En el largometraje de 1976 titulado "Las doce pruebas de Asterix", aparece "la casa que enloquece" como un desafío que en principio es una simple formalidad administrativa (conseguir la forma A-38).



Obviamente en aquellos años yo me divertía mucho con este juego de idas y venidas, escaleras, ventanillas y papeleos, sin conocer nada sobre burocracia. Luego pasaron los años, y como becario de la contaduría de Facultad de Ciencias Económicas de la UdelaR supe vivir cosas similares al realizar algunos trámites con formularios en siete vías con copias de carbónico, sellos, ventanillas y funcionarios capaces de enloquecer a cualquiera, tanto en la Universidad como en la Contaduría General de la Nación. Pero también a nivel personal en la Intendencia de Montevideo, por ejemplo, en un edificio pensado como "la casa que enloquece" de Astérix, incluyendo pisos y medio-pisos.

Al mismo tiempo estudiaba organización y métodos administrativos en mi carrera de Contador, aprendía de expedientes, distribución de oficinas y controles en la gestión. El foco era siempre el trámite, la institución, el procedimiento y las reglas internas, pero nunca el usuario.

En todos estos años, Uruguay ha dado pasos importantes en términos de gobierno digital -liderando en latinoamérica- a partir del impulso de la Agencia de Gobierno electrónico y Sociedad de la Información y del Conocimiento de Uruguay (AGESIC).

Ya nos hemos acostumbrado al Portal del Estado Uruguayo, a una muy completa web de la DGI y a los pagos online. Mucho ha cambiado, y casi no recuerdo tener que hacer un trámite presencial engorroso. Cada vez más enfocados en el usuario, el ciudadano, la persona que hace el trámite y no tanto en el trámite en sí mismo.

[Película completa disponible aquí. La casa que enloquece aparece en el minuto 41 aproximadamente]
.
.