martes, 11 de diciembre de 2018

Rumores en redes sociales virtuales y el impacto en las organizaciones

El miércoles 7 de noviembre a las 17 horas tuvo lugar la mesa de discusión Rumores en redes sociales virtuales y el impacto en las organizaciones. Participaron de la mesa Dinorah Margounato, Carlos Petrella y Gabriel Budiño.

La primera intervención estuvo a cargo de Dinorah Margounato, cuya presentación partía de la siguiente pregunta: ¿por qué se propaga un rumor en redes sociales? Según afirma Margounato, el rumor existió siempre, no es nada nuevo, y no parece que vaya a dejar de existir, al menos no en el corto plazo. Ha sido usado como táctica en las guerras y en la política. “Lo nuevo, por tanto, no son los rumores, sino las plataformas de divulgación, medios por los que estos circulan”, aseguró.

Las redes sociales favorecen la veloz propagación de rumores y además reducen su distorsión, pues llega de forma más directa y a muchos usuarios al mismo tiempo. Y de la misma forma que las redes sociales afectan al rumor, el rumor afecta a las redes sociales, haciéndolas más atractivas y generando mayor interacción.

Nada de esto ocurre sin los humanos, asegura Margounato: “nos gusta mucho poner la culpa en las redes, y nosotros somos los que generamos esto. Detrás de esto siempre hay humanos, con intereses o sin ellos”. En Uruguay, según el estudio del Internauta uruguayo que hace el Grupo Radar todos los años, en 2017 se establece que el 88% de toda la población uruguaya es usuaria de internet, y no hay apenas diferencia entre Montevideo y el interior del país. “Lo que va a lograr que aumente la penetración de internet sea seguramente el paso de los años, es decir, la biología: que desaparezcan las generaciones mayores que no usan internet y que sean reemplazadas por las generaciones más jóvenes, que se conectan a internet”, aseguró.

A continuación se plantea la siguiente pregunta: ¿conectados para qué?

Según el mismo informe, chatear, usar las redes sociales y buscar información en Google son los principales usos que se le da a internet. El whatsapp, que es la gran vedette de los últimos años, tiene los grupos. Uno de cada cuatro usuarios de whatsapp integra cinco o más grupos.

Con respecto a las demás redes sociales, Facebook sigue siendo la “red universal” pero decrece el número de usuarios. Crece Instagram y cae el número de redes usadas por persona. A estas dos redes les sigue Twitter, Snapchat, Pinterest, Linkedin y Tinder.

Con respecto a su uso, casi la mitad de los usuarios de redes sociales admite ser bastante o totalmente adicto a las mismas. Esto refleja la necesidad de interacción, de compartir contenido y de recibir feedback. Algunas de las ideas fuertes que se reflejan en una encuesta que Dinorah Margounato llevó a cabo son las siguiente: “me importa cuánta gente reacciona, comenta o comparte lo que yo publico en las redes”, afirmación con la que un 14% está totalmente de acuerdo, y “cuando un contenido me gusta lo comparto en las redes sociales sin verificar cuál es la fuente” y “me divierte compartir cosas en las redes sociales. No es importante para mí que sean ciertas o no”, son afirmaciones que suscribe un 18% y 9% respectivamente.

Esto refleja, según Margounato, que no es necesario que sea el 100% de la gente la que difunda información sin conocer la fuente, sino que es necesario un pequeño grupo para que se propague un rumor o una noticia falsa.

Presentación de Dinorah Margounato

En segundo lugar intervino Carlos Petrella partiendo de la siguiente pregunta: “¿cómo se fabrica un rumor en redes sociales?”.

Hay algunos elementos emergentes que están distorsionando muchísimo el funcionamiento esperado de las redes. La primera campaña masiva sobre redes sociales fue la de Obama, y provocó un impacto importante por cómo se llegó a personalizar. Desde las redes se desarrollaba un mensaje atractivo, flexible y totalmente personalizado para segmentos diferentes. “Ahora empezamos a ver como el uso malicioso de las redes difundiendo noticias falsas con un interés en términos de inteligencia estratégica hace que nos demos cuenta de que el fenómeno de las redes sociales es bien reciente y que tiene características bien distintas que todavía no dominamos en profundidad”, dijo.

“Yo diría que hay tres cosas que importan: estamos ante un fenómeno de comunicación masiva en la que la identidad de los usuarios de las redes sociales son borrosas. Eso hace que no se sepa quién dice qué cosas, quién las repite y con qué intenciones. Eso se traduce en un modelo genérico de impunidad con respecto a lo que se declara, porque la sociedad no tiene cómo defenderse de este tipo de cosas. El otro tema importante son los centros de poder que utilizan las redes sociales y que están comenzando a fabricar sus propias historias de legitimación propia o deslegitimación de otros. Ya forma parte de las campañas políticas y sociales para acreditar cuestiones y para desacreditar al otro. Otro tema es las asimetrías que nos plantea la red en términos de quien la conoce en profundidad y quien no, y no hablo del conocimiento de uso o la habilidad para usar los recursos básicos para interactuar, que eso es fácilmente aprendible, sino de lo que está ocurriendo con el manejo global de las redes para manejar relaciones personales y intercomerciales”.

“Las redes sociales están irrumpiendo en la forma general en la que interactuamos”, aseguró, “pero tienen un enorme potencial para que las organizaciones y los ciudadanos en general puedan manifestar sus intereses y sus quejas”. Asegura Petrella que las redes sociales llegaron para quedarse. Son una herramienta muy poderosa, que opera en múltiples dimensiones. “Depende de nosotros que le saquemos partido apropiadamente y que controlemos el uso malicioso, sobre todo cuando se afecta la ética de las personas”, aseguró.

Para cerrar asegura que las redes permiten plantear el disgusto, son perfectas para expresar eso: “hay una sincronía entre la posibilidad de expresar el disgusto de una manera efectiva y con elevado grado de eco que antes no existía, disgusto personal que se puede convertir en colectivo en poco tiempo”. Dice que hay que abandonar la ingenuidad con la que se veían los intercambios en las redes sociales para darse cuenta de que ahí corren los mismos intereses que en la vida presencial pero más borrosos, más difíciles de precisar y más difíciles de confirmar.

Las redes sociales son reproductoras de grandes corrientes que se manejan usando esas redes de una manera tan sútil que el ciudadano de a pie no se da cuenta de que puede ser manipulado. Las redes sociales son reproductoras también de las divergencias, de las inequidades sociales y de la marginalidad. Sin embargo las redes sociales, aunque hayan supuesto la integración del uso de la tecnología, no suponen la integración en la capacidad de interacción entre ciudadanos.

Para finalizar compartió una reflexión: “tenemos que saber que van a seguir existiendo cisnes negros, que van a desestabilizar bastante, que están poniendo a prueba nuestra propia capacidad de apropiarnos de estos procesos, que muchos aún están muy lejanos, pero somos optimistas de que las utilicemos con el mejor provecho”.

Presentación de Carlos Petrella

En último lugar intervino Gabriel Budiño, cuya intención fue hablar de cómo tipificar el tema de los rumores o fake news o, más bien, desinformación. A partir de una recopilación de mensajes que circulan por whatsapp destaca elementos que son comunes a todas estos datos falsos: la confianza (con la expresión “muy buena fuente”,  “me enteré por un amigo de confianza” o “en un rato me dan más datos”), expresiones alarmantes que sensibilizan, el uso de mayúsculas o el uso de las palabras “alerta” y “urgente”, datos contradictorios o poco formales cuando los mensajes proceden, supuestamente, de fuentes oficiales, relevantes o serias. Otro elemento crucial para la difusión de las noticias falsas es el recurrente “compartan”.

Esto es resultado es una mezcla de verdad con mentiras. Afirmó que “no toda noticia es puramente falsa porque sería poco creíble, sino que se le agrega contextos que no corresponden, tratándose de malos entendidos. “Muchas veces una noticia falsa es un entender incorrectamente y amplificar problemas que no tenían tales dimensiones”. Aseguró que muchas veces, las noticias falsas tienen su origen en bromas (páginas de noticias falsas) y malos entendidos (deformación del mensaje), y muchas veces razones económicas e ideológicas, como perjudicar la reputación de personas o marcas y crear opiniones para favorecer ideas, están detrás del surgimiento de las noticias falsas. Ante esto, dijo, “antes de compartir y difundir noticias falsas, hay que pensar si el emisor es confiable, cuándo se publicó tal información, qué medios se han hecho eco, qué fuentes cita el artículo, si las instituciones que respaldan la información realmente lo hacen y si eso está demostrado con enlaces, y si se ha modificado con respecto a publicaciones similares”.

Para finalizar comparte algunas de las medidas para prevenir la difusión de falsa información: en primer lugar, para prevenir hay que estar, porque si no estamos participando de los medios sociales vamos a llegar tarde y mal a las discusiones que se dan; en segundo lugar hay que participar del diálogo, pues las redes no son unipersonales sino bidimensionales; y en tercer lugar hay que dar respuesta, contestar, interactuar, pues si no se interactúa alguien más lo hará.

Presentación de Gabriel Budiño

[Publicado en boletin FCEA]
.
.

domingo, 28 de octubre de 2018

La Revolución Tecnológica

Los amigos de Ediciones de la Banda Oriental tuvieron la gentileza de hacerme llegar el libro "La revolución tecnológica. ¿El fin del trabajo?" del economista Juan Manuel Rodríguez, que seguramente resultará de interés para quienes no estén involucrados en el tema y quieran acceder a una visión del impacto cercano, principalmente a nivel de nuestra región.

Una de las preguntas que se intenta resolver tiene que ver con el futuro del trabajo, por lo que se analiza qué tareas quedarán todavía reservadas a los humanos.

Los humanos aún somos mejores que las máquinas cuando se requiere flexibilidad, es necesario un análisis del contexto, o se trata de problemas nuevos, pero también nos diferenciamos por hacer jugar nuestros afectos, en las decisiones. Aunque ya hay robots capaces de de interpretar los estados de ánimo y actuar en consecuencia.

La resolución de problemas no estructurados, el trabajo con información nueva y tareas manuales no rutinarias, aún estarán por un tiempo en manos de los humanos. En cuanto a tareas cognitivas o manuales rutinarias, ya es claro el predominio de las computadoras/robots.

Las necesidades de trabajo cambian, pero implica educación y formación profesional que requiere tiempo, por lo que existirá un período de transformación educativa mientras los nuevos empleos sustituyan los que se pierdan por los cambios tecnológicos. Hay un inevitable impacto negativo hasta que la economía y la sociedad integran la transformación y se generan nuevos empleos, con personas capaces de asumirlos.

Un puesto de trabajo es una combinación de tareas que en distinto grado pueden requerir destreza manual, originalidad, arte, percepción social, negociación, persuasión, asistencia y apoyo social. Por lo que la sustitución no tiene por qué ser total del puesto del trabajo, sino que puede afectar algunas de las tareas que realiza una persona, y es más probable que se trate de complementación.

Además, al final, la decisión será de rentabilidad, por lo que la sustitución puede ser por desplazamiento o por productividad. En el futuro cercano tendremos menos trabajos mecánicos y más tareas creativas, de planificación, control y supervisión.

Veremos también cambios en las condiciones de trabajo, el marco regulatorio (por ejemplo, actualmente existe el desafío de la regulación del trabajo atípico a través de plataformas) y las relaciones laborales (con cambios profundos en la negociación colectiva, la representación sindical y la educación permanente como derecho), que requieren a su vez un nuevo contrato social.

Pero el libro no se queda sólo en el tema del trabajo, analiza las dinámicas de la economía digital en términos de concentración de mercados, privacidad, desigualdad y políticas públicas, que permite al lector reflexionar por los caminos que estamos recorriendo y los futuros posibles que tendremos por delante.
.
.

miércoles, 17 de octubre de 2018

Compra de Paquetes Turísticos por Internet

¿Alguna vez buscaste o compraste un paquete turístico por internet? ¿Cuál fue tu experiencia? Tomate 5 minutos y para responder esta encuesta en la que estamos trabajando junto a colegas de Brasil:


https://investigacion-turismo-online.firebaseapp.com


Esta investigación forma parte de un Trabajo Final de Maestría en Administración de la Universidad Federal de Rio Grande - FURG / BRASIL en asociación con la  Facultad de Ciencias Económicas y de Administración / FCEA- Universidad de la República que tiene por objetivo analizar el comportamiento de compra de consumidores que ya han buscado o comprado en sitios de Agencias de viajes online.

La investigación trata de una situación hipotética en la que usted está interesado en comprar un paquete turístico por Internet.

Para participar en el estudio, usted debe ser mayor de 18 años y haber buscado o comprado un paquete turístico por internet en los últimos 12 meses.

No hay necesidad de identificación. Recordamos que no hay respuesta CORRECTA o EQUIVOCADA, sólo queremos saber su opinión. Por lo tanto, le pedimos que sea sincero y trate de no no dejar preguntas sin responder, a menos que tenga dudas.

Muchas gracias por su participación!

martes, 9 de octubre de 2018

Marketing Digital: Atraer, Vincular y Convertir

No es buena idea utilizar los principios del marketing tradicional para moverse en el Internet actual, pues el marketing digital tiene sus propias reglas:

Atraer en vez de interrumpir
Vincularse en vez de emitir
Convertir en vez de esperar

Para aclarar un poco todo esto y brindar un modelo práctico enfocado en convertir acciones en resultados, cuantificables y escalables, Raquel Oberlander (Directora General Creativa y Digital en Notable Publicidad) y Roí Shahaf (Emprendedor digital con base en Israel) publicaron el pasado mes de setiembre el libro "El AVC del Marketig digital" - editorial Planeta.

En el capitulo destinado a "Atraer", desarrollan la idea del nuevo consumidor y los públicos, en relación a internet y las redes sociales virtuales.Este módulo del modelo AVC "consiste en definir qué es lo que vendemos efectivamente, (producto o servicio), a qué público está destinado, y cuál es la promesa central de nuestra marca: Qué problema resuelve nuestro producto para ese público y con qué mensaje lo hará".


Luego pasan a "Vincular", poniendo foco en los contenidos - que seguirán siendo rey absoluto de la comunicación, los medios, las campañas y la importancia de contar historias que construyan la relación y generen resultados. "Se trata de que transformar a
personas desconocidas o lejanas en personas dispuestas a comprar nuestro producto o servicio, proporcionando ciertos contenidos que sean relevantes para ellas en alguno de los canales de nuestro ecosistema digital, para lograr determinada cantidad de ventas en un período de tiempo determinado".

Finalmente para el capítulo de "Convertir", se desarrollan indicadores de resultados (KPI) y la importancia de la experiencia del cliente, recuperando tres conceptos fundamentales: retención, rentabilización y recuperación, y explicando cómo calcular el lifetime value.

[El libro se presentará en la 14ª Feria Internacional del Libro, el próximo viernes 12 de octubre a las 18 horas en el salón Dorado de la Intendencia de Montevideo]
.
.


jueves, 4 de octubre de 2018

Entrevista sobre cómo se fabrica un rumor

Tras mi conferencia en #GX28 sobre el origen de los rumores y fakenews en las redes sociales, el portal dnegocios.uy me entrevistó para saber un poco mas del tema.

¿Las noticias falsas son de ahora o siempre existieron? ¿Cuáles son sus antecedentes previos a la era de la “compartibilidad”?

Los rumores siempre existieron, pero la gran diferencia con lo que sucede en estos momentos, tiene que ver con la amplificación que permiten las redes sociales virtuales.

El rumor no queda en el barrio, el trabajo o el centro de enseñanza. No sólo nos cruzamos con gente en el ascensor, el almacén y los vecinos. Tenemos a toda nuestra red de contactos a un clic de distancia, pudiendo llevar nuestro mensaje a cualquier persona en el mundo (pensemos en la teoría de los seis grados de separación). La capacidad de difusión es enorme, y las redes son sitios de contenidos generados por los propios usuarios, por lo que todo está armado para que sea muy simple y tentadora la reproducción de los contenidos.

¿Cómo se fabrica un rumor en las redes sociales?

Las claves en el éxito de la difusión tienen que ver con el emisor confiable (el vínculo familiar, el nombre de un colegio, el lugar de trabajo), alguien o algo que agrega confianza (médico, centro de salud, la aduana, la televisión), y un daño contingente cercano (drogas de diseño, gratis, hijos). Todo esto se refuerza pues cada persona lo recibe de un amigo, alguien de su confianza que hace propias las palabras que recibió y las transmite tal como le llegan. Cada persona no recibe un mensaje genérico, lo siente personalizado, y recién nacido.

En mensajes falsos o errados que han circulado en redes sociales virtuales, hay algunos elementos característicos que se repiten: mezcla de verdad y mentira, contextos que no corresponden, un emisor confiable, alguien o algo que agrega confianza, un posible daño cercano.

¿Cómo hacemos para detectar y neutralizar una fake news?

Para detectar este tipo de rumores y fakenews la clave está en desconfiar como primer paso tras recibir un mensaje que presenta alguna de esas características que señalaba.

Hay que preguntarse si el emisor es confiable, hace cuánto que está publicado, qué medios (de mi confianza) se han hecho eco del tema, y qué fuentes cita la publicación. Pero también verificar si hay enlaces a las instituciones que se mencionan, y si figura la noticia en sus portales oficiales. Podemos buscar en internet mensajes similares, ver fechas y lugares en que fueron publicados y especialmente si se ha modificado o agregado información.

Las organizaciones que quieran evitar verse involucradas en este tipo de situaciones que pueden afectar su marca, deben procurar estar presentes en redes, y participar activamente de los intercambios. La comunicación en medios digitales junto a la gestión de comunidades virtuales y de la reputación online, son elementos fundamentales para atender rápidamente incidentes y reaccionar a tiempo.

Hay fake news que circulan en redes sociales, como por ejemplo, que Whatsapp va a cobrar, etc…pero hay fake news que vienen de emisores “confiables” como los medios. ¿Cuáles son los objetivos en ambos casos?

No siempre hay un objetivo, ya que en cuanto al origen de este tipo de rumores podemos identificar situaciones tan diferentes como: bromas (páginas de noticias falsas); malos entendidos (deformación del mensaje); dinero (generar tráfico a una página de publicidad); daño (perjudicar la reputación de una persona o marca); ideología (crear estados de opinión para favorecer ciertas ideas), además de otras comunicaciones que pueden estar asociadas a virus informáticos, maleware, phishing, etc.

¿Editar o sacar de contexto una frase o una declaración, es un tipo de fake news?

Por supuesto. Toda alteración de los hechos puede generar desinformación. No se trata sólo de noticias falsas, sino también de deformación de la realidad, que da lugar tanto a formarse una opinión errónea, cómo reforzar ideas o preconceptos de ciertos grupos de afinidad.

¿Qué recomendarías a los lectores o usuarios de redes para no “comerse” el sapo de las noticias falsas en la era del clickbait?

En procura de esclarecer cómo es que estos rumores se viralizan en la Web 2.0,  Paul Graham publicó recientemente algo que se podría traducir más o menos así: "una de las razones por las que la mentira se extiende más rápido que la verdad es que la gente las necesita más. Es fácil encontrar la confirmación de las creencias correctas, pero la confirmación de las equivocadas es poco frecuente. Entonces, las personas con creencias erróneas tienden a estar famélicas porque les sean confirmadas y ansiosamente consumen cualquier cosa que así se los prometa".

Esto no es más que lo que se conoce como el sesgo de confirmación (confirmation bias): tendencia a favorecer, buscar, interpretar, y recordar, la información que confirma nuestras propias hipótesis. Así que, además de desconfiar, debemos abrirnos a círculos de opinión diversos, para enriquecer nuestras fuentes de información y poder contrarrestar las distintas versiones de los hechos y opiniones que recibimos.

[Nota original en dnegocios.uy. También se referenció la conferencia en El Observador y en Evaluando Software]
.
.

martes, 25 de septiembre de 2018

¿La profesión contable debe cambiar?

La pregunta que me hicieron desde la directiva del Colegio de Contadores Administradores y Economistas del Uruguay (CECEAU), como disparador de mi conferencia en el marco de la celebración de los 125 años de la institución fue un desafío muy interesante.



Mi respuesta este miércoles 26 de setiembre, ya les les adelanto que es un "sí" rotúndo.

El rápido desarrollo de tecnologías vinculadas a los sistemas de información y la gestión de organizaciones, está transformado el papel de la profesión contable.

Las claves del futuro de la profesión seguramente estarán vinculadas a focalizarse en agregar valor a las organizaciones, proporcionar asesoramiento estratégico de las organizaciones para navegar en un entorno empresarial volátil y un terreno regulatorio incierto, tener la capacidad de adaptar, aprovechar y utilizar la tecnología en beneficio de las empresas, el gobierno y la sociedad, y posicionarse como un asesor de confianza con un importante peso de un código de ética global.

La profesión debe cambiar, incorporando habilidades digitales, para hacer su aporte significativo a la transformación de la sociedad. Encontrar rápidamente cuáles son esos contenidos y competencias que se deben desarrollar específicamente para la profesión contable, es lo que determinará si seguiremos contando.

[Video completo de la conferencia, disponible para socios del CCEAU en su web]
.
.

lunes, 24 de septiembre de 2018

FakeNews y Rumores 2.0

Ya antes en el blog conté sobre mi conferencia en la Maestría en Comunicaciones Integradas de Marketing de la Universidad del Pacífico (Chile) sobre el tema de los Rumores 2.0, e incluso escribí una nota en prensa sobre el asunto a partir del famoso "juego" de Ballena Azul.

En mensajes falsos o errados que han circulado en Whatsapp, Facebook y Twitter, hay algunos elementos característicos que se repiten:
  • mezcla de verdad y mentira
  • contextos que no corresponden
  • un emisor confiable
  • alguien o algo que agrega confianza
  • posible daño cercano.

En cuanto al origen, podríamos pensar en: Bromas (páginas de noticias falsas); Malos entendidos (deformación del mensaje); Dinero (generar tráfico a una página de publicidad); Dañar (perjudicar la reputación de una persona o marca); Ideología (crear estados de opinión, para favorecer ciertas ideas), además de otras comunicaciones que pueden estar asociadas a virus informáticos, maleware, phishing, etc.

En procura de esclarecer cómo es que estos rumores se viralizan en la web 2.0,  Paul Graham publicó un tuit que se podría traducir mas o menos así: "una de las razones por las que la mentira se extiende más rápido que la verdad es que la gente las necesita más. Es fácil encontrar la confirmación de las creencias correctas, pero la confirmación de las equivocadas es poco frecuente. Entonces, las personas con creencias erróneas tienden a estar famélicas por que les sean confiramdas y ansiosamente consumen cualquier cosa que así se los prometa".

Esto no es mas que lo que se conoce como el sesgo de confirmación (confirmation bias): tendencia a favorecer, buscar, interpretar, y recordar, la información que confirma nuestras propias hipótesis.

Sobre estos temas tuve la oportunidad de hablar con Cris Richeri en mi columna de Economía Digital por la 1410 AM que se puede escuchar y ver aquí.

También expuse sobre estos temas en el Evento Genexus de este año bajo el lema: ¿Cómo se fabrica un rumor en redes sociales?




Esta conferencia fue además referenciada por los siguientes medios:

Y en una entrevista en Radio Nacional.

[Para estar actualizado en este tipo de Rumores, los invito a seguir @QTodoesMentira en Twitter]
.
.