jueves, 10 de junio de 2021

Los nuevos consumidores están cambiando la forma de hacer negocios

En una reciente conferencia TEDxISMAC Andrés Silva Arancibia, respondía la pregunta de por qué los nuevos consumidores están cambiando la forma de hacer negocios, enumerando diez razones:

  1. Son seres hiperconectados (pasan muchas horas conectados a Internet)
  2. Tienen escaso tiempo de atención (destinan no más de 10 segundos a cada contenido que exploran)
  3. Son comparadores experimentados y muy exigentes (comparando características de los productos y viendo opiniones de otros)
  4. Son muy críticos y muy exigentes
  5. Aman la personalización
  6. Son innovadores y early adopters 
  7. No tienen tolerancia a la espera
  8. Aman la comodidad
  9. Lo quieren todo fácil
  10. Esperan que sus expectativas sean superadas.

"Estas diez razones obligan a las compañías a cambiar el paradigma del mejoramiento continuo al de innovación continua para hacer frente al espiral exponencial de cambio que impone este nuevo consumidor".

.

.


sábado, 5 de junio de 2021

Un mundo nuevo

 [Este artículo puede escucharse en formato podcast en spotify]


Quienes trabajamos en contabilidad básicamente trabajamos con información, pero también trabajamos con gente, porque la información que recogemos y los datos que procesamos tienen como objetivo final ayudar a la toma de decisiones.

La contabilidad tiene muchos años, pues allá por el 1400 Luca Pacioli desarrolló el concepto que finalmente llega hasta el día de hoy conocido como "partida doble".

La contabilidad es en sí misma un sistema con altos niveles de control, que facilita la lectura y que ayuda a procesar los hechos económicos en las empresas. 

Los sistemas de información van un poco más allá, permiten a las organizaciones procesar información -no sólo financiera, como era lo habitual para los profesionales de contabilidad- sino también información comercial, logística y de producción, recogiendo información de clientes, proveedores y empleados. Evolucionaron a lo que conocemos como los ERP (por sus siglas en inglés de planificación de recursos empresariales) pero también conocidos como sistemas integrados de gestión.

Se trata de soluciones modulares para resolver los procesos de distintas partes de la organización, pero a su vez integrados en el sentido que dialogan de manera natural los procesos de esos distintos módulos. Por ejemplo para impactar en la contabilidad en tiempo real y ese es el tercer aspecto que destaca de los sistemas ERP: la posibilidad de tener información en tiempo real, lo cual le permite a los usuarios tomar decisiones complejas, basadas en información con orígenes en distintas fuentes, abarcativa de todos los procesos, de manera eficiente, con un alto nivel de detalle y con datos procesados de manera organizada.

Los ERP además tienen la característica de recoger las mejores prácticas de negocios, es decir que en distintos escenarios para resolver el procesamiento de la información, se utiliza el conocimiento recogido en base a la experiencia de distintas empresas. Pero a su vez es totalmente configurable para adaptarlo a las necesidades de cada organización con las particularidades de cada negocio.

También estos sistemas ERP se han extendido, por ejemplo, al manejo de las relaciones con los clientes en lo que conocemos como sistema CRM. Aquí el centro no es lo transaccional, sino lo relacional; es decir, cómo captamos, construimos y mantenemos las relaciones con nuestros clientes. 

Aparecen soluciones para la gestión de campañas de marketing, acompañamiento del proceso de venta, soporte postventa, atención de reclamos y brindar servicio. Estos sistemas CRM se complementan muy bien con los ERP porque en general recogen los aspectos de relacionamiento están antes de concretar la primer transacción económica con la empresa y también facilitan la gestión de la comunicación con los clientes en el postventa. Además es relevante la gestión de relacionamiento con clientes para la cobranza y el seguimiento de morosos.

A medida que los sistemas de información han ido creciendo, se han requerido otros sistemas complementarios para el análisis de la información. En ese momento empezamos a hablar de los primeros Data Warehouses, como repositorios de datos en un modelo multidimensional para facilitar el procesamiento de toda esa información y brindar reportes a los tomadores de decisiones.

Estos primeros almacenes de datos, evolucionaron a un concepto, quizás un poco más avanzado, pero sustancialmente en la misma línea que es el de Business Intelligence, como sistemas concebidos especialmente para ayudar a la gestión de la información.

Pero recordemos que tanto los ERP, cómo los CRM están muy centrados en transaccionar con datos ingresados por usuarios, y con el desarrollo de internet de las cosas (IoT), la expansión de internet y la posibilidad de conectar dispositivos a la red, encontramos que aumenta la cantidad de datos recolectados de fuentes diversas (por ejemplo: temperatura, niveles de ruido, ubicaciones). Se trata de un conjunto de datos que no solo se genera en distintas fuentes, sino que tienen estructura muy diversas, lo cual hace mucho más difícil su análisis en relación a los datos tabulados y transaccionales que surgen de los sistemas tradicionales.

Ese conjunto enorme de datos de fuentes diversas y estructuras muy distintas entre sí es lo que denominamos Big Data, y no hablamos simplemente de "muchos datos". Nos referimos a un conjunto de datos que no puede ser procesado por los sistemas transaccionales tradicionales, y en un data warehouse en muy difícil de organizar y regular. Son datos que por sus características hacen que no entran en el modelo tradicional de organización de la información. Son datos de fuentes diversas con características muy distintas entre sí.

Imaginen tener que organizar datos de imágenes, videos, sonidos, localización, temperatura o flujo eléctrico, junto con los tradicionales de saldos de cuentas contables, movimientos bancarios, cantidades en stock, conversaciones, correos electrónicos y llamadas telefónicas con los clientes, campañas de marketing, información de trazabilidad del uso del mouse de un cliente en un sitio de ec-ommerce, más cantidad de likes en una publicación en una red social.

Todas estas fuentes de información, tan dispersas, con orígenes distintos (algunos sistemas propios y otros a través de plataformas de terceros) y captados a través de internet de las cosas, hacen que los aspectos de ciberseguridad adquieren una relevancia significativa para quiénes somos profesionales de la información.

Quienes trabajamos con datos, quienes ayudamos a la toma de decisiones en las organizaciones debemos afrontar esto como un nuevo desafío. La necesidad de formar equipo con especialistas en seguridad, con personas que sepan manejar los sistemas informáticos, las redes de comunicación y el diseño de bases de estas características.

Además se agrega un nuevo desafío qué tiene que ver con los sistemas de información distribuidos (principalmente en lo que se conoce como blockchain): la posibilidad de tener altos niveles de confianza en sistemas que no están centralizadas, donde se replica de la información que están en los distintos nodos de una red. Todo esto basado en criptografía y a su vez generando criptomonedas que son de alguna manera disruptivas en cuanto a la gestión de valores y la representación del valor de activos digitales.

Es un mundo complejo que abre las puertas a nuevos modelos de negocio, pero que también reformula procesos en los modelos tradicionales y eso requiere repensar los puntos de control y las herramientas que utilizamos para validar las operaciones.

Son nuevos desafíos profesionales, son nuevos desafíos para la forma en que nos organizamos, gestionamos las organizaciones y nos relacionamos, creando culturas.

A nivel histórico la humanidad ha creado tecnología y esa tecnología ha cambiado la forma en que hacemos las cosas, la forma en que nos relacionamos y la forma que nos organizamos. A su vez nuestra construcción social nos permite alcanzar nuevos niveles de tecnología, que no volverán a transformar.

Este ciclo ha sostenido el desarrollo de la humanidad, no sólo el punto de vista tecnológico-económico, sino del punto de vista de nuestras relaciones humanas. 

Las empresas, tal como la conocemos hoy en día, son el resultado de una organización del trabajo, pensado para usar de manera más eficiente aquellas tareas que resuelven problemas de la humanidad. Pero con el desarrollo de las tecnologías, con nuevos sistemas de información, con la inteligencia artificial, la robotización de procesos, el internet de las cosas y los sistemas analíticos, tenemos un conjunto de nuevas herramientas que nos están transformando.

Quienes trabajamos con información, debemos asumir con responsabilidad de este nuevo desafío y ayudar a construir un nuevo modelo de relacionamiento, nuevas formas de producción, nuevas formas de entender el mundo. Y abordar las nuevas tecnologías con esta perspectiva, nos permitirá asumir nuestro compromiso social y encontrar oportunidades para el crecimiento personal.

.

.

viernes, 21 de mayo de 2021

¿Cómo arruinar la relación con el cliente en pocos pasos?

Para arruinar la relación con un cliente, primero tome un cliente satisfecho que esté operando con su producto y que jamás le haya pedido nada adicional

Ahora haga una campaña publicitaria ofreciendo un producto complementario.

Cuando su cliente le diga que está interesado, responda que no hay problema alguno, y que pronto se lo enviará a la dirección que él elija.

Para ser exitosos en el objetivo planteado, es fundamental dejar pasar el tiempo sin dar novedades (y por supuesto no entregar jamás lo prometido).

Luego, cuando el cliente intente comunicarse, hacerle notar que la página web es lo suficientemente confusa como para que sea imposible detectar una forma de comunicación sencilla, asincrónica y rápida.

Si el cliente insiste en comunicarse ofrézcale un número del teléfono que usted jamás atenderá, que tendrá largas esperas o qué funcionará en un horario muy reducido.

Como seguramente su buen cliente sea perseverante, cuando llegue el momento de atenderlo, dígale que por supuesto resolverá la situación rápidamente y que en cuanto esté todo listo se le comunicará (es decir: mienta).

Reitere la respuesta del punto anterior cada vez que el cliente vuelva a llamar porque no se ha atendido su solicitud.

Por supuesto que cuando el cliente se queje en redes sociales responda públicamente que lo atenderá por privado, luego demore en dar respuesta a esos mensajes y reitere la promesa anterior.

Si usted cree que el cliente no está lo suficientemente enojado puede enviarle un mensaje diciendo que el producto está listo para retirar, pero en una sucursal distinta a la acordada.

Si el cliente concurre se le informará en este momento que es un error del sistema y que el producto no se puede retirar.

Para lograr niveles de enojo suficientes dígale que se trata de un problema de crédito o de cualquier otra cosa (aunque jamás haya existido algo así) y que se está estudiando su solicitud.

Mantenga el loop de este procedimiento por tiempo indeterminado.

Seguramente, siguiendo estos simples pasos, podrá lograr tener un cliente tan enojado como para perderlo.

[Publicado originalmente como hilo de Twitter en base a una experiencia real]

.

.

martes, 18 de mayo de 2021

Blockchain y Contabilidad

[Este artículo puede escucharse en formato podcast en spotify]

Hoy me gustaría compartir con ustedes algunas reflexiones sobre el impacto que pueden tener blockchain y las criptomonedas en la práctica profesional de contadoras y contadores públicos.

En primer lugar, hay un efecto inmediato que puede estar asociado a las criptomonedas: ¿Cómo valuarlas? ¿Cómo reconocer sus variaciones en valor? Si cumplen o no con la definición de activo del marco conceptual o el impacto tributario de su mantenimiento.

Por otro lado, tenemos también el impacto en la blockchain desde el punto de vista de la gestión: ¿Cómo se transforman los procesos empresariales? ¿Cómo se modifica la estructura de la organización, cuando estamos frente a sistemas de información distribuidos? ¿Cómo son los nuevos procesos que se apoyan en cadenas de bloques para registrar transacciones, hacer validaciones o ejecutar obligaciones a través de Smart Contracts?

Desde esta última perspectiva, también hay que reconocer un fuerte impacto en la auditoría y el control interno, ya que vamos a tener procesos diferentes de revisión, de validación, de auditoría y de trazabilidad de las operaciones.

Por ejemplo, el concepto de no repudio de una operación, es decir, tener la certeza de que quien hace o participa de una transacción no va a negar su existencia, tiene que ver con la esencia misma de una blockchain.

Pero además, podemos ir un poco más allá de Blockchain en sí misma y sus impactos directos, como decía, en el ejercicio profesional.

Podemos pensar en el impacto que tienen los sistemas descenetralizados como parte del proceso de transformación digital de las organizaciones.

Blockchain facilita muchos de los procesos y también nos permite documentar o registrar la propiedad de activos intangibles.

Blockchain es un sistema distribuido y eso cambia la esencia de los sistemas de información tradicionales, que están basados en centralizar la información en un único punto y controlar el acceso a esos contenidos por parte de quienes son terceros interesados (stakeholders).

Pero trabajar en un sistema descentralizado es bien diferente a trabajar en un sistema tradicional. Por ejemplo, parte del ejercicio profesional de contadoras y contadores públicos tiene que ver con agregar confianza sobre la información que se brinda a partir de datos obtenidos en sistemas centralizados.

Hacemos procedimientos que aseguren la integridad de la información. Tenemos un modelo contable para dar certezas a los lectores de esa información, acerca de cómo fue el registro, el control y la generación de esos informes.

En un sistema descentralizado, la confianza está basada en que las partes tienen acceso directo a la información allí contenida. El esquema de réplicas distribuidas, y algoritmos que aseguran la integridad de la información, cambia sustancialmente la participación que va a tener los profesionales de la contabilidad, en este tipo de sistemas.

En un futuro podríamos pensar en un sistema contable completamente distribuido donde un conjunto, por ejemplo, de empresas de un mismo sector de la economía, comparten sus registros contables de manera de dar seguridad a toda la red participante respecto a que los registros allí contenidos no van a ser adulterados.

En nuevos modelos de negocios, caracterizados por el mayor vínculo entre socios de negocios, proveedores, cadenas de suministro y clientes, el compartir información pasa a ser un valor en sí mismo. Las redes blockchain pueden ayudar a transformar la gestión de las organizaciones.

Estos cambios necesariamente van a transformar el rol de la contabilidad y el ejercicio profesional de las contadoras y contadores en relación a la administración de la información.

Desde esta perspectiva deberíamos repensar nuestra participación y dónde ponemos el foco. Seguramente con los primeros sistemas integrados de gestión, la contabilidad dejó de tener su prioridad en el registro y se centró en aspectos más vinculados al control.

Resueltos los problemas de control a través de este tipo de sistemas descentralizados  y con la adopción generalizada de la automatización de procesos, vamos a tener que darle más importancia al diseño de sistemas de información y a los aspectos analíticos, que al procesamiento y el control que se habrán simplificado notoriamente.

Si bien no es algo nuevo, pues las y los profesionales en contabilidad siempre tuvimos un especial interés por ayudar a los lectores de la información contable a interpretarla, hoy los desafíos se han incrementado.

Definir cómo interpretar el conjunto de datos que tenemos a nuestra disposición para ayudar a los usuarios a tomar decisiones, actualmente requiere competencias adicionales y una mayor capacidad para manejar información financiera y no financiera.

La inteligencia artificial, las blockchains, la ciber seguridad y la gestión de datos en variedad y volúmenes inmanejables por un humano (en lo que se ha conocido como Big Data), es en este momento el ABCD del futuro de la profesión contable, como señalaba un informe de los colegas del Instituto de Contadores Públicos de Inglaterra y Gales

En consecuencia tenemos que ir un poco más allá de la mera comprensión de la tecnología blockchain. Es necesario abordarlo desde una perspectiva de mediano y largo plazo acerca del rol de la profesión.

[En esto estamos en el curso Blockchain y Contabilidad de la FCEA, UdelaR]

.

.

jueves, 8 de abril de 2021

Clasificación de videojuegos

[Este artículo puede escucharse en formato podcast en spotify]

Hace un tiempo intercambiábamos con Alain Mizrahi sobre una posible clasificación de videojuegos, para se pudiera utilizar al analizar la popularidad que tienen los juegos online.

Si bien no fue la tipificación finalmente utilizada por Grupo Radar para elaborar el Perfil del Internauta Uruguayo, dejo aquí mi propuesta por si resulta relevante para algún trabajo futuro.

1. LÓGICA (agilidad mental)

Puzzles y Problemas (Brain age, Tetris, Sodoku, Candy Crash), y juegos de tablero virtual (Ludo, Tutti-fruti).

2. AVENTURA (avanzar en la trama interactuando con diversos personajes y objetos)

Conversacional (novelas visuales, elige tu propia aventura), gráficos de exploración (Indiana Jones, Dear Esther, Gone Home, Fortnite) y los de modo fiesta o socialización (Among Us).

3. ACCIÓN (reflejos, puntería,velocidad)

Se incluyen juegos de disparos (Wolfenstein 3D, Doom), de lucha (Street Fighter, Guilty Gear), arcades (Space Invaders, Pac-Man) y plataformas (SuperMario , Sonic), u otros donde el jugador controla a un personaje que debe avanzar por el escenario evitando obstáculos (Fall Guys).

4. DEPORTE (simulan deportes del mundo real)

Fútbol (Pro Evolution Soccer, FIFA Series), Basketball (NBA Live), Tenis (Super Tennis), Carreras (Mario Kart) y otros deportes (Wii Sports).

5. SIMULACIÓN (recrear actividades del mundo real)

Conducción de vehículos (Gran Turismo, Flight Simulator), Construcción (SimCity, Farmville), Música (Guitar Hero, Karaoke, Baile) y de Vida (SimLife, Tamagotchi), incluyendo aquí los juegos Sandbox más libres (Minecraft, Terraria).

6. ESTRATEGIA (gestionar datos, objetos y personajes)

Pueden ser en tiempo real ( League of Legends, Age of Empires, StarCraft, Total War) o por turnos (Civilization, Dofus). Y también los juegos de rol (Final Fantasy, Dungeons & Dragons y Pokémon)


Aprovecho para compartir aquí algunos datos interesantes del informe del Perfil del Internauta Uruguay 2020 presentados por Grupo Radar, el pasado mes de febrero:

  • El 93% de población uruguaya es usuaria de internet, solo el 2% no se conectó en las últimas 24 hs. 3 de cada 4 niños menores de 6 años son usuarios de internet. Para un 82% de los internautas el dispositivo más usado es el celular. El tiempo promedio diario de uso de internet es de 5.6 horas.
  • Chat, videos y redes sociales son los principales usos de la web. Amazon Prime, HBO, Apple TV y Disney+ no remplazan, sino que se suman a Netflix.
  • Irrumpe fuertemente TikTok y modifica los hábitos de visualización de videos cortos junto a las stories de Facebook e Instagram, y en esta misma categoría cae Youtube.
  • Videojuegos de lógica y agilidad mental (rompecabezas, candy crush, buscaminas) son los más usados, pero entre adolescentes lideran los de aventura (Assassin's Creed, Minecraft, Tomb Raider) y de disparos (Battlefront, Call of Duty). Casi 200.000 uruguayos gastan USD 20 por mes en videojuegos.
  • La mitad de los usuarios de internet ha usado alguna plataforma de videoconferencia en el último mes, para clases, reuniones de trabajo o con amigos y familiares.
  • Sigue cayendo el número de usuarios de Facebook, se estanca el de Instagram, crecen con fuerza Tiktok y Pinterest.
  • Seguimos menos celebrities del mundo de la TV y del espectáculo y más "micro-influencers" sobre temas específicos de nuestro interés (humor, moda, gastronomía, diseño, etc.).
  • Se observó un fuerte crecimiento de compras a pequeños emprendimientos que se anuncian en Instagram.

[Los informes se pueden comprar online y descargarlos aquí]
.
.

viernes, 19 de marzo de 2021

Una historia de cuellos de botella

[Este artículo puede escucharse en formato podcast en spotify]

En la década de los noventa, para anotarnos a los grupos prácticos de la Facultad de Ciencias Económicas y de Administración, había sorteo de letra para ir a hacer cola. 

A cada inicial de apellido le tocaba un día especifico, pues teníamos 25.000 personas buscando un cupo en el horario deseado por cada una, y debían ser distribuidas.

Cada día se abría la puerta a la misma hora, y se armaba la cola. Los madrugadores que esperaban afuera, y los que llegaban sobre el cierre, tenían igual posibilidad de elegir, pues -para evitar aglomeraciones y corridas matutinas- se definió que los cupos no se cerraban durante el día (el sorteo aseguraba la no saturación de ningún grupo). 

Cuando la cosa se pudo informatizar, pasamos a la web. Y el primer año se cometió un error grave: abrir todos los grupos, para todos los estudiantes, el mismo día, a la misma hora. Un caos de nerviosismo, dudas, ansiedad, grupos que se iban cerrando, carrera frenética y mucho refresh de la web.

No sólo se cambiaba el procedimiento, sino que se usaba internet (algo novedoso para mucha gente en ese momento), y además, ya no había sorteo. Había que experimentar, al mismo momento que se aprendía a usar la nueva herramienta y que estaba en juego la importante decisión de los horarios de clase para todo el año. 

El resultado fue el que ahora parece obvio: sitio caído + angustia + bronca. 

En consecuencia, mientras aprendíamos de cuellos de botella y distribución de carga, nos dimos cuenta de algo clave: El uso de tecnología requiere (también) análisis, diseño y planificación. Por ser inmaterial y poderosa, parece infinita, pero no funciona de esa manera.

La web nos permitió evitar las colas en los corredores fríos de la facultad, facilitó la inscripción y (tras implementar un sorteo de días según el dígito verificador de la cédula) pudimos evitar las caídas, ordenamos el flujo y finalmente funcionó con éxito para beneficio de todos y todas.

Las TIC no hacen magia, ni tienen poderes diabólicos. Se necesita una mayor y mejor planificación para organizar los procesos: rutinas claras para la gente (por ejemplo, habilitar cupos siempre a la misma hora), jamás adelantar la web a lo que se comunica oficialmente, distribuir a las personas en grupos, separar sitios de comunicación, validación, registro y verificación (cada cosa en una ventanilla independiente), dar visibilidad a las colas, informar tiempos de espera, asegurar cupos a quienes ya están en cola, desestimular el reintento cuando no existen cupos, explicitar las probabilidades de éxito en los distintos canales (si es que existen. Y si son equiprobables, también hay que decirlo), informar el canal deseable a ser usado por cada grupo (o por cada persona) para que sea eficiente, dar alternativas "analógicas", implementar una lista de espera (con call back), evitar hacer la apertura en la noche (los días no deben empezar a la medianoche), etc.

Seguramente hay más ideas que se pueden aportar. No soy experto en estos temas tan específicos, pero gente que sabe hay un montón. Hay que lograr la correcta combinación de profesionales expertos que sepan de informática, de administración, de customer experience y también de comunicación.

Utilizar las TIC sin planificación es un error. Culpar a los informáticos, a la web, a internet u otros seres mitológicos no resuelve el problema.

Ahora paciencia, y ojalá pronto podamos estar todos vacunados.

Actualización: ¿Por qué ahora el sistema de agenda es mejor?

Simplemente porque en la interacción con el usuario (frontdesk) ya no se hace la búsqueda de lugar disponible ni el registro de la agenda.

Se valida y simplemente registra su interés y restricciones (lugar y franja horaria).

El proceso mas complejo, que implica buscar lugares libres (según las restricciones) y registrar en la agenda, ocurre de manera ordenada sin interacción con el usuario (backoffice).

Ahora hay una lista de usuarios que se van procesando uno tras otra de manera ordenada.

Una vez que se completa la agenda, simplemente se notifica al usuario del resultado por SMS o email. Lo cual hace mas eficiente el proceso (simplemente separando frontoffice de backoffice, en lo que se denomina callback).

¿Qué sigue estando mal del proceso de agenda?

No hay rutinas claras para la gente (se habilitan los cupos siempre a horas distintas), la agenda se habilitan antes de que se haga la comunicación oficial, el grupo de personas habilitadas es rango demasiado amplio.

Se siguen haciendo aperturas de cupos a horas nocturnas y sin aviso previo, generando situaciones con inequidad de oportunidades para los usuarios. 

Desconozco si la alternativa "analógicas" (llamada por teléfono) quedó o no por fuera de este nuevo proceso, pero se han reportado casos donde el canal elegido condiciona el éxito para agendarse. 

[La imagen es de Quino, y por aquellos años la usaba como tapa de mi cuaderno de Administración]

.

.

martes, 2 de febrero de 2021

Gartner's Hype Cycle 2020

Gartner presentó en julio del año pasado su Hype Cycle, donde muestra gráficamente y en relación a la curva de desarrollo y expectativas, las tecnologías emergentes de mayor impacto para los próximos años.

Las tecnologías mencionadas son agrupadas en cinco grandes tendencias: Composite Architectures (en relación a sistemas empresariales), Algorithm Trust (confianza en los sistemas inteligentes), Beyond Silico (en relacion a qué vendrá después del chip de silicio que sostuvo todo el desarrollo de la computación que conocemos), Formative AI (más y mejor inteligencia artificial) y Digital Me (sobre las representaciones digitales de las personas).

Composite Architectures: Nuevas arquitecturas de TI en la organización de las empresas con sistemas modulares, basados en la nube, conexiones APIs, etc. Se incluyen aquí: Composable Enterprise, Packaged Business Capabilities, Data Fabric, Private 5G, Low-cost single board computers at the edge, Secure access service edge architecture (SASE) y Embedded AI.

Algorithm Trust: Permitir a las máquinas decidir a través de inteligencia artificial (IA) requiere de confianza. Son ejemplos de estas herrmientas: Authenticated Provenance, que se asegura la veracidad de la información que se introduce en una blockchain, tecnologías vinculadas a la ética de la inteligencia artificial (Explainable AI, Responsible AI, y Differential Privacy, para compartir datos públicamente sin que se pueda hacer una identificación individual.

Beyond Silicon: Almacenamiento y procesamiento deADN (DNA Computing and Storage), Carbon-Based Transistors, y Biodegradable Sensors, como ejemplos de lo que viene a continuación en términos de nuevas tecnologías.

Formative AI: Los sistemas de Inteligencia Artificial se vuelven cada vez más autónomos, flexibles y adaptativos en entornos cambiantes, con ejemplos como Generative AI, Composite AI, AI-Augmented Design, Generative Adversarial Networks, Adaptive ML, Small Data y Self-Supervising Learning.

Digital Me: Los efectos de la pandemia Covid-19 se ven reflejadas en el Health Passport y los temas de Social Distancing Technologies, pero aparecen otras tecnologías como Citizen Twin y Digital Twin of the Person, también con impacto en la salud, así como Bring Your Own Identity (BYOI) relacionada al teletrabajo que explotó durante el 2020. A esto se le suman los Bidirectional Brain-Machine Interface como Neuralink.

El Hype Cycle 2020 es muy diferente al de 2019 que ya tiene muchas cosas que nos parecen cercanas:

[Para el armado de este texto me basé en la publicación de @resbla del 22/08/2020]

.

.