martes, 8 de octubre de 2013

Si Berch - No Berch Nooooo

Semanalmente recibo por correo electrónico La Gaceta de la Universidad de la Empresa - una publicación de novedades de las distintas facultades de la UDE - pero esta vez me llamó la atención un artículo de la Facultad de Ciencias Jurídicas en la edición Nº 16 correspondiente a la semana del 4 de setiembre.

Bajo el título "Reflexión y debate en la Maestría de Criminología" se informa de la finalización del módulo sobre Medios Masivos y Control Social en el que asistieron, en calidad de invitados "reconocidas personalidades de los Medios de Comunicación, quienes aportaron sus visiones sobre la temática desde la óptica de los medios en los cuales desarrollan su labor".

Esto parecía muy interesante pero cuando leo quienes fueron los invitados me encuentro que el representante de "radio" fue el Sr. Berch Rupenian.

Por si alguien no lo recuerda: Berch y Aram Rupenian fueron procesados con prisión en el año 2006 por delitos de defraudación tributaria con una suma estimada en unos 12 millones de dólares (art. 110 del Código Tributario: "el que, directamente o por interpuesta persona, procediera con engaño con el fin de obtener, para sí o para un tercero, un provecho indebido a expensas de los derechos del Estado a la percepción de sus tributos").

Berch - que ahora aparece como invitado por la UDE para hablar sobre este tema en su rol de "reconocida personalidad de los medios de comunicación" - estuvo preso 148 días en Carcel Central, Comcar y La Tablada, y declaró que "Humanamente los hermanos [Peirano] fueron muy buenos para nosotros (...) sacamos una muy buena relación (...) ellos fueron muy importantes para nosotros".

En la misma nota se explica que la Maestría en Ciencias Criminológico - Forenses se viene dictando desde mayo de 2012 a funcionarios del Ministerio del Interior, y dicho ministerio la ha declarado de interés ministerial.

Rupenian no participó para contar su experiencia como delincuente. Supongo que no habló de cómo los medios trataron el tema de su procesamiento judicial, sino que lo hizo desde su rol de comunicador para presentar la visión del tema "desde la óptica de los medios".

La nota lo presenta como un expositor más, junto a la periodista Elsa Levrero que trabajó durante 16 años en Canal 4 y al periodista del semanario Búsqueda Javier Benech.

La Maestría en Ciencias Criminológico-Forenses procura formar recursos humanos con una preparación específica en el campo de la comprensión, evaluación y aplicación socio-económica y ética de los métodos de conocimiento en lo criminológico, criminológico-clínico y psicopatológico- forense, considerando el desarrollo de las recientes transformaciones jurídicas, la evolución del pensamiento y de la ciencia, y las interacciones sociales inherentes al impacto de todos estos aspectos.

¡Qué difícil es lograr transmitir ciertos valores éticos, cuando se olvida tan fácilmente el comportamiento de algunos empresarios!

[Nota: Como es mi costumbre, antes de publicar este artículo, intenté obtener explicaciones y/o descargos de los involucrados. Pero ni por correo electrónico ni en el muro de Facebook donde se publica el boletín tuve respuesta alguna de la UDE]
.
.




2 comentarios:

  1. Estimado, me gustaría realizar algunas reflexiones.
    Este señor, como bien dice el artículo, fue procesado con prisión y cumplió su pena. Partiendo de la base de que existe un sentimiento de confianza y aceptación generalizado ante el funcionamiento de nuestro sistema judicial llego a la conclusión de que efectivamente se hizo justicia. El sistema se basa a su vez en que la prisión sirve como método para reeducar y reinsertar en la sociedad a los individuos penalizados (desde que no existe la pena de muerte o cadena perpetua). Comprendo entonces que es un éxito que logramos como sociedad cuando dichos individuos salen en libertad habiendo aceptado su culpa y cumplido su condena. Es mas, creo que haberlo invitado amplia las bases democráticas, sería peor que se margine a dichos individuos de la vida social.
    Discrepo contigo cuando mencionas que se torna difícil lograr transmitir ciertos valores éticos en estos casos. Creo que es lo contrario, es un buen ejemplo para transmitir valores éticos una persona que se equivocó, pago su deuda con la sociedad y vuelve para ser un miembro productivo de esta.
    El mismo razonamiento aplica por ejemplo a nuestro presidente, quien intentó lograr por vías ilegales lo que logró posteriormente en plena legalidad y con apoyo de la sociedad. ¿que mejor ejemplo que este? Tenemos que aceptar plenamente a las personas que cumplen su pena y no excluirlas y si opinamos distinto lo que tenemos que cuestionar no es a la persona en cuestión sino al sistema judicial que no estaría cumpliendo su cometido.
    Saludos cordiales
    Gonzalo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comparto plenamente que "se hizo justicia y que este señor cumplió su pena", pero dudo que actualmente "la prisión sirva como método para reeducar y reinsertar en la sociedad a los individuos penalizados" (ojalá así fuera). También espero que el Sr. Rupenian haya salido en libertad "habiendo aceptado su culpa", aunque no lo se pues jamás lo escuché reconociendo sus delitos.

      Si hubiese sido invitado para contar su experiencia personal, reconocer sus equivocaciones y plantear lo grave es que quien tiene el beneficio de utilizar un medio de comunicación lo utilice para enriquecerse de manera ilícita, me parecería genial.... pero no fue lo que se hizo.

      Según la nota fue a hablar de otras cosas. Fue como "periodista/comunicador".

      Nadie pide que se lo "margine de la vida social"... simplemente que habiendo tantos buenos empresarios, comunicadores y periodistas especializados elegir a alguien como Rupenian, no parece lo más adecuado.

      Insisto: ojalá hubiese sido invitado para reconocer que "se equivocó y pago su deuda con la sociedad".

      Gracias Gonzalo por la visita y los comentarios.

      Eliminar