miércoles, 26 de diciembre de 2018

El curriculum se llama LinkedIn

Mientras Facebook parece entrar en una cierta decadencia, Linkedin sigue en una posición firme como el portal de los curriculum vitae en la red, incluso en Uruguay donde la empresa dice contar con 700 mil usuarios registrados.

En google se pueden encontrar muchas recomendaciones, pero es claro que como en cualquier comunidad virtual, las claves son tener un perfil completo, sumar contactos, integrarse activamente a una comunidad, publicar periódicamente e interactuar con comentarios de manera frecuente.

Pero hay más herramientas disponibles: LinkedIn ofrece un portal para evaluar la efectividad del perfil a través de la medición de indicadores de lo que llaman "ventas sociales" (SSI), entendido como la capacidad de generar contactos relevantes para los negocios.

También ofrece una extensión del navegador Chrome llamada Sales Navigator (antes existía algo similar pero no era oficial: rapportive) que permite tener una ventana con información de las personas que intractúas en GMail.

Siempre he soñado con tener lentes (¿volverá Google Glass?) que incluyan reconocimiento facial y conexión a redes sociales como LinkedIn, para poder facilitar la identificación de las personas co las que interactúo, por ejemplo en congresos o eventos. Son tres tecnologías que ya existen y están disponibles, por lo que es sólo cuestión de que se generalice y se acepte socialmente su uso, lo que necesariamente se deberá asociar a una discusión ética al respecto.

El reconocimiento facial ya es algo muy común, principalmente vinculado al control policial (China es pionero, obviamente, con experiencias como la que nos contaba Cristina Zubillaga en la radio).

Está más que claro que no todo es "negocios", pero comprender esta perspectiva de las redes sociales virtuales, es al menos relevante.
.
.