lunes, 26 de enero de 2009

Cultura de vacaciones

No entiendo mucho el comportamiento veraniego de los uruguayos.

Es claro que las normas se acatan, pero no por conciencia, es de sumisos que somos no más. Eso se nota al ver a la gente quitarse el cinturón de seguridad al llegar al balneario, o buscar un lugar abierto para poder fumar. Es que no estamos convencidos.

El verano es como si tuviera reglas diferentes. ¿Cómo voy a usar cinturón de seguridad con el calor que hace? ¿Casco para dar una vuelta en la moto por el centro de Atlántida?

Parece que en el balneario no pudieran existir accidentes, entonces a nadie le parece un disparate llevar a un niño en la falta frente al volante, o permitir manejar al adolescente menor de 18 años. Ni se les ocurra prender las luces del auto o poner un ojo de gato a la bicicleta, total estamos de vacaciones.

Es que en Uruguay nunca pasa nada.... hasta que pasa.

Tampoco ayudan las autoridades competentes. Decimos que no es bueno tomar sol al mediodía, y sin embargo es el horario en que están los guardavidas: de 10.30 a 19.30 (es que nadie madruga en vacaciones).

Seguimos apostando al turismo de playa, y no generamos infraestructura - casi no hay folletería y la cartelería es inexistente - lo cual se nota cuando el día está feo y la gente no sabe a donde ir.

Si no hay sol: juntá todo que nos vamos.

[En la imagen una linda excepción: El Aguila de Atántida, pueden ver más fotos tomadas por mí hace unos días, aquí]
.
.