domingo, 11 de noviembre de 2012

Ciegos de amor por la cerveza

No fue una actividad de expertos, pero el sábado a la noche con un grupo de amigos hicimos una cata a ciegas de cervezas (repitiendo una divertida experiencia del año pasado).

Copas numeradas sin que los participantes supieran que caldos contenía cada una, para que expresaran sin condicionamientos sus opiniones. Ninguno sabía tampoco la lista completa de cervezas que probarían.


En la primera pasada las cervezas fueron: 1- Lowenbrau (Alemania, 5.2% de alcohol), 2- Grolsch (Holanda, 5.0%), 3- Heineken (Holandesa, fabricada en Argentina, 5.0%), 4- Corona (México, 4.6) y 5- Carlsberg (Danesa, elaborada en Turquía, 5.0)

En la segunda ronda las copas se sirvieron con: 1-Pilsen Bajo Cero (Uruguay, 4.5), 2- Miller (USA, 4.7), 3- Pilsen Sonic (Uruguay, 4.9), 4-Leffe (Bélgica, 6.6) y 5- Hoegaarden de trigo (Bélgica, 4.9).

La degustación finalizó con: 1- Erdinger de trigo (Alemania, 5.3), 2-Paulaner Hefe también de trigo (Alemania, 5.5), 3-Paulaner Salvator rojiza (Alemania, 7.9), 4- Stella Artois (Belga, fabricada en Argentina, 5.2) y 5- Miller (USA, 4.7)

En la primera las opiniones estuvieron divididas. La que tuvo menos votos fue la Lowenbrau (cervecería de los leones, establecida en Munich desde el año 1383). La Grolsch se destacó por su perfume, la Heineken por su amargura al igual que la Carlsberg, mientras que la suavidad de la Corona mexicana fue detectada por algunos.

Para la segunda ronda tanto la Pilsen bajo cero (sin votos) como la Pilsen Sonic, fueron detectadas por los participantes, como la cerveza "común". Algunos apreciaron los toques de vainilla en la Miller norteamericana, pero la mayoría se quedó entre la Leffe (cerveza de abadía belga, con 6.6% de alcohol) y la Hoegaarden (también belga) de trigo con sus clásicas notas a almíbar y a yuyo (ruda, dijeron varios).

En ronda final la propuesta incluía la repetición de la Miller (seguida por los bebedores de cervezas suaves) con el contraste de la muy apreciada Stella Artois belga (pero en su versión argentina) muy preferida por las chicas del grupo, y un par de Paulaners (Heffe de trigo y Salvator rojiza de 7.9%) que dividieron a los que prefieren las cervezas robustas. De esta ronda la que no fue votada fue la Erdinger que extrañamente es la cerveza de trigo más vendida en Alemania.

En resumen, a quien quiera experimentar con cervezas de trigo le recomendaríamos probar la belga Hoegaarden y la Paulaner Heffe alemana. A los que les gusten las cervezas con cuerpo y subidas de alcohol, deberían agarrar para el lado de la Leffe belga (6.6) o la alemana Paulaners Salvator (7.9). Miller y Corona entre las suaves, Heineken, Carlsberg y Stella Artois más amargotas, siguen siendo las preferidas por estos paladares incluso en una cata a ciegas como esta.
.
.