jueves, 21 de febrero de 2008

Por qué un viaje de CCEE

El Grupo de Viaje de la Facultad de Ciencias Económicas y Administración (CCEE) de la UdelaR tiene una historia de más de 60 años (nació casi al mismo tiempo que el de Arquitectura con fines similares), y cuenta con el aval de la Facultad, el MEC y declaración de interés nacional del gobierno uruguayo.

Este año se cumplirá una década de aquel día de abril de 1998 en que tomé mi primer avión rumbo a Miami para comenzar mi viaje de vuelta al mundo, y no son pocas las personas que desde aquellos años me han consultado una y otra vez acerca de los objetivos y características del viaje.

La justificación de Arquitectura parece más sencilla, al decir de la Cra. Arce: "su objetivo es llegar a países con una rica cultura arquitectónica ya sea pasada como presente, y así tener la posibilidad de ver con sus propios ojos lo que antes vieron a través de fotos en sus libros de estudio", pero ¿qué pasa con CCEE?

En el caso de nuestro grupo de viaje, son los propios estudiantes quienes año tras año organizan el viaje, pero también llevan adelante personalmente todas las actividades previas (crear la empresa, planificar, evaluar costos, mercadeo, compras, segmentación, promoción, inversión, rentabilidad) lo cual implica la aplicación de los conocimientos recibidos en la formación universitaria.

Además el grupo de CCEE se auto-gestiona, hace planificación financiera, invierte, y en mi grupo la rentabilidad alcanzó el 89% (un negocio casi único en términos de retorno de la inversión).

Viajar también implica un cambio de cabeza, de formas de comprender el Mundo, ampliar horizontes. Todos los universitarios deberían viajar, cuanto más hoy en un mundo globalizado.

La formación universitaria no es una "carrera", pues no es una "corrida" hasta una meta, es un proceso formativo continuo. La Universidad no se puede restringir a enseñar técnicas y metodologías, tiene que tener (al menos la intención) de formar personas.

Es incorrecto afirmar que "la universidad solo te prepara para ejercer una profesión", la formación universitaria va más allá, aunque no siempre se logre ese objetivo. Creo que ser "universitario" no es conocer únicamente contenidos de una especialidad, sino también hay que tener formación en valores, cultura (en el sentido amplio de la palabra).

Yo veo el viaje de CCEE como ámbito de crecimiento personal, de apertura de cabeza, intercambio cultural, y formación universitaria. Parte de lo educativo está en la gestión del viaje, pero también se visitan universidades, se hacen actividades académicas, encuentros, etc. Esto obviamente es menos tangible que la justificación de los arquitectos.

Yo en el '98 visité universidades (Stanford, San Jose, Berkley), el Banco de la Reserva Federal y otras organizaciones (Oracle, City College) en San Francisco. En el 2007 por ejemplo, llegaron a tener la oportunidad de una serie de actividades académicas en Turquía.

Conocer otras culturas, otros países, otras universidades, integrarse con los compañeros de profesión, ampliar su formación profesional y personal. La camaradería que se desarrolla entre los integrantes del grupo, y las experiencias personales durante el viaje son para siempre.
.
.