viernes, 19 de diciembre de 2008

Presentaciones y Conferencias

Generalmente me toca hacer presentaciones de distinto tipo, y en el último tiempo también me ha tocado conducir algunas conferencias

Si bien hace 20 años que me paro frente a grupos en distintos roles, y tengo diez años como docente universitario, siempre es bueno tratar de mejorar las formas y los contenidos de lo que uno expone.

Recuerdo que mi primer discurso en público fue en el año 1984 cuando en la Escuela Chile, hicimos elecciones para los delegados de Cruz Roja, y teníamos listas, plataformas y actos en los patios de recreo.

Hace bastante menos tiempo, leía por ahí sobre la interesante propuesta de comenzar preguntándole a la audiencia algo que sepamos tenga muchas respuestas - por ejemplo: "¿Quiénes han tenido malas experiencias en el relacionamiento con el cliente?", lo cual sirve de disparador, y ayuda a que los participantes sientan que tienen (tenemos) algo en común.

Pueden encontrar mucho vocabulario útil aquí.

Pero obviamente no alcanza con un buen punto de partida. La presentación debe llevarse adelante teniendo especial cuidado en ciertos elementos:
  • Dicción (si no habla claro, quizá tenga tensa la mandíbula… relájese)
  • Fuerza (las cuerdas vocales vibran según la cantidad de aire que reciben los pulmones… respire distendiendo el abdomen, no el pecho)
  • Sonoridad (repita la sílaba "ña, ña, ña" para subir la lengua y abrir espacios de resonancia en el tracto vocal)
  • Ritmo (el temor de perder el interés de su audiencia quizá lo haga hablar muy deprisa… aprenda a notar esto y relájese).
Para ayudar a la relajación, es conveniente llegar unos minutos antes al lugar de manera de conocer el entorno.

Finalmente les dejo algunos apuntes respecto al uso del PowerPoint, ya que generalmente se usa y abusa... incluso olvidando respetar un hilo argumental.

[Adictos al PowerPoint, Proyecto Matriz]
.
.