lunes, 18 de mayo de 2009

De la Web directo a Casa

Vino a Casa es un emprendimiento joven, que nace hace 6 años mezclando la pasión por el vino con el potencial existente en la venta de productos a través de Internet.

Actualmente el negocio está en manos de Emanuel Núñez, con el objetivo de ofrecer al tomador habitual de vinos un servicio que permita:
  • Ser el amigo en el cual pueden recaer todo tipo de preguntas, desde qué vino poner en una cena familiar hasta qué vino ofrecer en una fiesta de casamiento.
  • Entregar según las necesidades de cada cliente, en horario y lugar que a él le convenga.
  • Dar los más variadas marcas y a los mejores precios del mercado.
¿Cómo funciona? Muy simple: uno elige el vino en la web o al recibir el correo electrónico con las propuestas de la semana, envía un email con el pedido indicando variedades, cantidades, horario y lugar de entrega, y paga al recibir las botellas. En las compras online la mayor duda o temor es poner la tarjeta de crédito, en vinoacasa ese problema no lo tiene, lo cual permite que no se trate de una propuesta exclusiva para las personas familiarizadas con las compras online.

Tampoco es un club de vinos, no hay una cuota mensual (se abona lo que se consume y no hay compromisos de comprar todos los meses), lo cual da mucha libertad al nuevo consumidor de vinos que comienza experimentando.

Estuvimos charlando con Emanuel, quien nos contaba que sus clientes son variados: "desde el mas culto a la hora de tomar que elige solo lo mejor, hasta el cliente que le gusta el vino y está empezando de a poco a empaparse en el tema". Por lo que su principal énfasis está en "servicio, precios y marcas".

Consultado sobre cómo manejan las relaciones con los clientes, Emanuel nos decía: "Para el vínculo personal el teléfono es mejor que el email, y aprovechamos las degustaciones que hacemos cada dos meses y los cursos que realizamos promedialmente dos veces al año. Es importante para nosotros ver al cliente cara a cara".

"Nuestra gran base de aprendizaje es el cliente - nos cuenta Nuñez -, pues no en todo momento se puede estar probando toda la gama de vinos que hay para la venta. Los conocemos y testeamos a todos en la medida de lo posible, pero no siempre cuando sale una nueva añada se puede llegar a probar en ese momento".

Finalmente le propusimos a Emanuel Nuñez que nos diera su visión del uso de tecnologías aplicadas a la gestión de clientes, sobre lo cual respondió: "Los clientes de vinoacasa se multiplican y gracias a la tecnología el trato personalizado se hace más fácil, las bases de datos de clientes nos detectan sus gustos, cuándo compraron y qué compraron. Al momento de recomendar un vino a determinado cliente, no se le ofrece algo que ya sabemos que no le gusta, se va directo al punto y se le ofrece algo a la medida".
.
.