miércoles, 13 de mayo de 2009

Ética no es estética

Juan José García decano del IEEM y profesor a tiempo completo de Comportamiento Humano en la Organización se pregunta en un artículo de la revista Sócrates del mes de Mayo: ¿Alcanza con dar Ética en los MBA? donde escribía:
Para el correcto actuar de los directivos no es suficiente que la Ética –como materia- se incluya en la currícula de los posgrados. Para ello es necesario también que cada una de las materias y demás contenidos de los programas estén regidos por principios y valores respaldados por ella.
En principio soy partidario de esa opción, y aquí ya habíamos hablado varias veces sobre ética. Pero en el 1er. Encuentro sobre Formación y Ejercicio Profesional en Ciencias Económicas y Empresariales la opinión estaba dividida en cuanto a si debía o no existir una materia específica para estos temas.

El Cr. Walter Rossi (UdelaR) se centró en presentar la ética como una opción, y los valores como ideas apreciadas por una organización o una sociedad (modelos de comportamiento), recalcando el carácter social del hombre y discrepando con la propuesta generalizada de priorizar el éxito económico personal, y los contenidos técnicos neutros. Indicó la importancia de educar en valores y generar un ambiente de valores, lo cual significa discutir cuales son esos valores que comparte la organización, propiciar el debate, realizar diagnósticos, e incluir en el proceso a docentes, funcionarios y estudiantes.

Mientras discutíamos el nuevo plan de estudios de la Facultad, la profesora Cra. Ma. Noël Lopez planteaba posibles contenidos para una asignatura en la materia:
    • Principales corrientes de pensamiento en la materia.
    • El dilema ético en la toma de decisiones, estudiando mediante casos concretos que se encuentren en el “límite” las acciones que correspondería llevar adelante, promoviendo muy especialmente el debate al respecto.
    • Códigos de ética y herramientas de gestión (gobernanza) para monitorear su correcta implantación y cumplimiento.
    • Análisis de las corrientes de pensamiento sobre Responsabilidad Social.
    • Desarrollo de las principales corrientes de pensamiento a nivel administrativo sobre RSE.
    • Normativa ISO 26.000.
    • Herramientas de medición sobre el impacto económico, social y medioambiental de la organización.
Esta serie de contenidos hace pensar en la necesidad de una asignatura específica que incluya también temas de ejercicio profesional. ¿Qué opinan?
.
.