jueves, 20 de mayo de 2010

El baño del Papa

La poca participación en el mundo real (50 estudiantes) respecto a la que se preveía por los 26.000 fans que había conseguido la página Rateada Nacional en Facebook - propuesta por Joaquín de 14 años - parece comprobar una vez más que lo que se genera en la web queda en la web.

Hace ya un tiempo se había organizado una convocatoria (también por Facebook) para concentrarse en un punto de Montevideo en rechazo a la gestión de la ex-ministra Daisy Tourné, y finalmente no se dieron a la cita más que periodístas y camarógrafos.

Es que participar de una movida como esas en las redes sociales es muy simple - solo se requiere un click. Pero tomar una decisión de carne y hueso no es lo mismo.

Los procesos no son iguales. Para participar realmente de la Rateada Nacional hay que decidir faltar, asumir los riesgos, desplazarse hasta el Paque Batlle y ver que pasa.

Muchos periodistas se subieron a un carro equivocado, y abusaron de la manija, amplificando en los medios tradicionales algo que sucedía en la web 2.0

Ahora hay en Facebook una propuesta para un paro de pasajeros del trasporte colectivo, pero seguramente ocurra lo mismo: una cosa es sumarse a un grupo en la web y otra es caminar hasta casa al regreso del trabajo.

En tiempos donde el Frente Amplio se replantea su estructura y sus procesos de decisión, las redes frenteamplistas parecen una nueva forma de movilización y participación, pero hay que tener cuidado en no pensar con la cabeza del Mundo Real™ lo que pasa en el mundo virtual.

[El título de esta nota surge de la referencia que hizo la diaria con la película homónima, en la que se muestra cómo pueden sobredimensionarse las espectativas de la gente a partir una noticia como la de la llegada de Juan Pablo II a Melo]

[La imagen tomada de una nota del periódico La Mañana de Cordoba]
.
.