martes, 1 de mayo de 2012

Twitter y la Política en Uruguay

Hace unos días Diego Zas publicó una nota de opinión en la diaria bajo el título "Twitterías". Allí planteaba que el Frente Amplio "papa moscas con las redes virtuales" mientras los principales líderes de la oposición sacan provecho de Twitter - "la próxima trinchera política".

Zás muestra algunos ejemplos de la forma (bastante torpe pero eficaz) en que han estado usando las redes sociales políticos como Bordaberry y Larrañaga.

En el cierre de la nota deja en claro que "el tuiteo precoz es un arma de doble filo. Y junto con el retuiteo sin reflexión convierten el uso político de las redes sociales en otro espacio de baja política". Pero no deja dudas que estar fuera de esta nueva forma de comunicación, es un error político del partido de gobierno.

Tres días después Mauricio Bruno responde en la diaria con el título "Animal tuitero", remontándose a la definición aristotélica de política para sostener que, al no poder hacerse en caliente, la política no es compatible con los 140 caracteres de Twitter.

"Twitter exige una presencia constante y permanente sobre la realidad" (¿?) por lo que - para Bruno - la herramienta no admite "ese distanciamiento que la política necesita para funcionar".

"Twitter es animalidad pura, es expresión que, para existir, necesita prescindir de la reflexión". Así lo ve Bruno que señala a Twitter como "la reinstalación de la oralidad en la comunicación humana" (inmediata, pobre, efímera ¿?).

Por alguna extraña razón concluye que Twitter causaría la "muerte de la política, absorbida por el mercado", y hasta plantea (por suerte en términos del absurdo) que terminaríamos con "un Parlamento (...) legislando con normas de 140 caracteres".

No necesito analizar esta visión de Mauricio Bruno, ya que Juan Grompone hace unos días publicó una nota en el semanario Voces, donde recuerda grandes ideas expresadas en frases cortas, y plantea que "tal vez este rechazo sea algo de envidia de los que pueden decir algo con 140 caracteres".

Grompone finaliza diciendo "Yo no uso el tweet, pero mucho sospecho que es porque no sé decir nada valioso con solamente 140 caracteres".

Hasta donde tengo entendido Mauricio Bruno tampoco tiene Twitter.
.
.