martes, 11 de diciembre de 2007

De puerto a puerto

Cada vez que paso por un freeshop evito la tradicional compra de whisky, y experimento con algún otro tipo de bebidas de esas que uno compra muy poco, y solo toma a veces.

La última vez fue el turno de un Oporto (vinho do porto): Rozés Tawny con 4 años en barrica de roble francés en base a uvas Tinta Çāo, Roriz, Barroca, y Touriga, ideal para aperitivo pero también en el postre con chocolates, cerezas y frutos secos.

Se trata de un vino fortificado portugués (Valle del Río Douro) que tiene su origen en el siglo XVI, cuando para lograr que el vino resistiera los viajes que imponía el comercio, se agregó brandy (destilado de vino) durante el proceso de fermentación.

El resultado es un vino más dulce (ya que queda mucho azúcar sin fermentar), pero con graduación alcohólica que supera los 20º. Si bien puede tomarse a temperatura ambiente, para mi gusto se disfruta mucho más cuando la botella ronda los 15 grados.
.

.