sábado, 14 de agosto de 2010

Flexibilidad y TIC en la enseñanza

Un amigo me consulta mi opinión respecto a esta experiencia de Universidad Europa de Madrid.

La Universidad Personal se presenta como un innovador concepto de formación en educación superior, basado en tres pilares: flexibilidad para elegir, personalización del programa e interacción entre el estudiante y la comunidad. Con una fuerte presencia de herramientas tecnológicas innovadoras.

Los servicios personalizados al parecer vienen por el lado de la participación en redes sociales y comunidades profesionales, prácticas y búsqueda de empleo, acceso on line a conferencias y actos académicos, plan personal de acción tutorial y servicio de biblioteca on line.

La libertad de elección de las modalidades de cursado (online o presencial) permite al estudiante determinar su dedicación semanal, la duración del programa y las fechas de matriculación.

Las preguntas de mi amigo fueron: ¿mejora en algo tanta flexibilidad? ¿realmente puede esta flexibilidad hacer que la gente aprenda más, mejor y durante más tiempo, aún luego de estar trabajando?

Mi respuesta comienza declarando mi visión alineada con la flexibilidad en la enseñanza, lo que significa que sin lugar a dudas debe ser un proceso personalizable... pero el tema son los costos asociados.

¿Podemos realmente personalizar los cursos a las necesidades de cada estudiante? Yo creo que no... ¿Podemos proponer diversas opciones de cursado, para diversos grupos de estudiantes? Yo creo que sí.

De eso se trata la enseñanza hoy en día: curriculas amplias y flexibilidad para elegir los cursos que se quieran tomar (créditos), contenidos mínimos exigibles de acuerdo a las incumbencias profesionales (cursos obligatorios) y modalidades de cursado variadas (presencial, a distancia, semipresencial, intensivos, seminarios, talleres, etc.).

La realidad es cada vez mas cambiante, así que lo que tenemos que enseñar es a interpretar esa realidad y trabajar con ella y sobre ella... así que los "contenidos específicos" no son tan relevantes como antes.

Por ejemplo las bases de la contabilidad y de la informática siguen vigentes, pero la forma de registrar o de programar varía cada año... cada vez importa menos la "información" y cada vez es más relevante la "formación".... la "información" se puede obtener en cursos de formación permanente, y ahí las modalidades pueden ser aún mas flexibles.

La enseñanza a distancia es una opción, pero quizás no para todo... pues (principalmente) en el grado universitario hay que formar en valores, en trabajo en equipo, en reflexión crítica y cosas así, que no siempre son posibles de instrumentar en cursos mediados por TIC.

Pero vuelvo al comienzo: la personalización es buena, el uso de TIC es bueno... ambas cosas son deseables, pero hay que jugar también con la relación "costo/beneficio".

Obviamente respecto a todo lo anterior hay que considerar las diferencias entre las universidades públicas y privadas, como cuenta este video en tono de humor, ya que debemos encontrar un término medio.
.
.