viernes, 8 de octubre de 2010

Modelos Económicos en Offside

Cuando alguien quiere vender una revista en papel en épocas del mundo virtual, parece retrasado en el tiempo. Más todavía si quiere que sea de buena calidad y de artículos extensos, cuando el mundo parece que fuera para el lado de la cultura de la comida rápida y el hacé la tuya.

Pero cuando combina eso de la revista papel, con las redes sociales, un blog, lectores en todo el mundo, paypal y precios diferenciales según el país de destino, más que retrasado parece estar en offside.

Es que el origen de toda esta locura está justamente en el blog de Hernán Casciari - un argentino que vive en España, y su blog está titulado tal como en el Río de la Plata pronunciamos esa posición adelantada en el fútbol (Orsai).

Hace unos días planteó la idea: una revista sin publicidad ni subsidios, con la mejor calidad gráfica, eliminando intermediarios, en papel y en formatos digitales, con escritores admirables, de frecuencia trimestral, con más de 200 páginas y con el precio variable según el país.

754 comentarios y 7 días más tarde contaba más detalles de la idea, y recibía otros 667 comentarios de sus lectores.

Hoy publica un nuevo artículo que plantea el modelo de determinación del precio de venta, y la forma de distribución que incluye a lectores que solicitan a su proveedor de libros que traigan la revista.

Es un modelo transpartente, que apunta a ser justo más allá de la relación entre el costo y el precio, cobrando un importe en realación al precio de venta de un periódico local.

Esto que se parece mucho al espíritu de La Diaria en Uruguay, no es una locura, ni es algo utópico, ni es desconocer los medios digitales... todo lo contrario. Es un modelo basado en el mundo de hoy, en las comunicaciones globalizadas, en la web 2.0, en las herramientas de distribución, en la colaboración online, en las redes sociales y de conocimiento, en las economías de escala, etc. etc.

Es un nuevo ejemplo de compatibilidad entre Internet y el mundo real, entre la economía y los ideales, entre los derechos de autor y la comunidad, entre lo gratuito y lo pago.

Para realmente evaluar una iniciativa como esta, hay que leer los comentarios en el blog, donde la gente se queja, apoya, analiza, construye e intenta destruir. De todo un poco, como en la web, como en los blogs, como en la vida misma.

[Imagen, extracto de la web de Orsai]
.
.