lunes, 12 de agosto de 2013

Al final ¿qué es un community manager?

La semana pasada, un llamado para el cargo de Community Manager realizado por el Plan Ceibal, generó bastante ruido en las redes sociales.
Buscamos un gurú para trabajar como Community Manager.
Necesitamos alguien que sea creativo, con sentido del humor y que tenga ganas de trabajar en equipo, aprender y asumir la presión constante del látigo de los jefes. Very good english! Y debe tener más conocimiento de redes sociales que Mark Zuckerberg.
A cambio, podrá formar parte de un equipo profesional, dinámico, innovador y con desafíos constantes. Tenemos futbolito, aro de básquet y workgym. Ofrecemos una remuneración acorde a la genialidad del candidato.
Tendrá la responsabilidad de elaborar estrategias online, gestionar y proponer mejoras en las redes sociales, diseñar campañas web y hacer de todo un poco (ordenar el escritorio, barrer, fregar y otras tareas). Además, tendrá la obligación de… ¡comprar un kilo de masitas cuando cobre el primer sueldo!
Posibilidad real de crecimiento; al cabo de unos meses tendrá derecho a usar una silla más alta.
Es imprescindible tener suficiente experiencia para el cargo. A los candidatos cuyos CV no cumplan estos requisitos y nos hagan perder el tiempo, les tomaremos control de sus cuentas de Facebook y les llenaremos de spam el mail. Hay que agregar aspiraciones salariales siempre que no tengan más de tres dígitos.
Toda persona que se considere una planta, por favor, que se abstenga.
P.D. El café corre por nuestra cuenta.

Ante los primeros cuestionamientos que aparecieron en Twitter, Miguel Brechner - presidente del Plan Ceibal - respondió: "Si no entendieron el aviso, claramente no pueden ¨aspirar¨ el cargo". Y al otro día el tema llegó a la televisión, donde en una entrevista se le preguntó expresamente sobre el asunto a Brechner.

La falta del requisito de estudios previos en marketing o comunicación (que se agregó posteriormente en la web) estaba sin embargo incluido en un aviso mucho más formal que se publicó en un periódico-papel de avisos clasificados.

Nuevamente las reacciones oficiales fueron torpes ante los comentarios que se seguían sumando. Un jefe del ceibal se excusó diciendo "El de prensa tiene que ser más corto, por eso las diferencias."

Las quejas que siguieron a eso fueron variadas y el jefe del ceibal retuitió a algunas personas que se expresaban a favor de la innovación y hasta alguien escribió un artículo en su blog hablando a favor de la original forma del llamado.


Es un tema muy interesante lo sucedido, pues como en cualquier rol, se requieren una serie de conocimientos, competencias y herramientas, que es dudoso si estaban claramente establecidas en el aviso.

El problema seguramente no sea en la forma del llamado, sino que lo primero que molestó fue el no reconocer que un Community Manager es ante todo una persona de marketing o comunicación institucional.

El aviso parecía estar escrito en tono de broma, para un rol que aún mucha gente considera un juego.

En lo personal entiendo que los conocimientos que se requieren tienen que ver con marketing y comunicación, y los mismos no necesariamente implican una formación específica en Community Management, sino que pueden haberse desarrollado en esas carreras de grado sin necesidad de haber mencionado el tema.

Las competencias se pueden desarrollar a partir del análisis de casos, la experiencia, la revisión crítica de experiencias de otros, la reflexión colectiva y el intercambio, etc. Finalmente las herramientas se pueden aprender en forma autónoma o en algunas pocas clases, así que creo no es tan fácil saber cuánto tiempo debería destinarse a la formación de un Community Manager , pues depende de la educación y experiencias previas de la persona, pero resulta muy llamativo que existan cursos con este nombre tanto de unas pocas clases o en un posgrado completo de dos años.

Bienvenido un llamado que rompe esquemas. Buenísimo que las organizaciones reconozcan que se necesita personal específico para la gestión de comunidades virtuales. Estupendo que se reconozca que es un trabajo para estudiantes o licenciados en marketing o ciencias de la comunicación. Pero al mismo tiempo es una verdadera lástima que no se sepan recibir las discrepancias, que se reaccione a la defensiva y que se trivialice justamente un rol tan discutido y tan desconocido.
.
.