jueves, 16 de agosto de 2007

Duele la Salud

La anécdota que aquí relato, estoy seguro que a la gran mayoría de los uruguayos no le resultará nada sorprendente.

Hoy estoy en cama, ya que desde el pasado jueves sufro de un fuerte dolor. El pasado lunes decidí consular médico en IMPASA, y me dirigí a Urgencias donde atiende el doctor de guardia.

A las 10:30 de la mañana fui atendido por el médico de guardia, que sin revisarme (luego de 5 días de dolor) decidió pasar el tema a un especialista.

No llamó al profesional de guardia, sino que me indicó concurrir a las 14:50 con el número 12 a la consulta habitual del especialista.

Volví a mi casa, y por la tarde regresé al consultorio con 10 minutos de anticipación. Pero el médico se había retirado. Resultó (según explicó una funcionaria) que el médico se había retirado 14:30 pues "no había pacientes esperando".

No solo se me increpó sobre por qué no llegué antes (cuando realmente yo llegué antes de la hora indicada), sino que además la oficina de atención a socios se limitó a cancelar mi hora y proponerme una nueva consulta 24 horas después (tomar mi denuncia para sancionar al médico, no estaba previsto y tampoco se hizo).

Como suele ocurrir la solución fue volver a empezar. Reiteré mi consulta a un nuevo médico de guardia, y esta vez una doctora se ocupó del tema, me revisó con atención, y llamó al especialista de guardia.

Dos horas mas tarde tenía un diagnóstico preciso, instrucciones de cuidados, y la medicación necesaria.

Pero, y la atención al cliente? y el interés en el paciente? y la responsabilidad médica?
.
.