lunes, 19 de noviembre de 2007

Saber retener el saber

El fin de semana estuve en Parque del Plata, leyendo un libro titulado "e-Change El Lado Humano de la Economía Digital" de Roberto Álvarez Roldan, socio y presidente de Accenture Argentina.

Una vez que uno logra obviar el título, se encuentra con un completo manual que, si bien casi no habla de la economía digital, resumen temas de formación de RRHH, cambio organizacional, y algunos aspectos de dirección estrategia, con mucha claridad y relativa profundidad.

El autor que sin lugar a dudas es un verdadero especialista en gestión del cambio, habla de la importancia de retener a los empleados que son el verdadero conocimiento de la empresa (pag. 80 y ss), como focalizar las distintas capacidades (p. 106), y la motivación (p. 107).

Pero también analiza a las personas inmersas en la organización (p. 108), y los procesos de aprendizaje (p. 139).

Álvarez Roldan hace referencia a la Taxonomía de Bloom, incorpora al modelo educativo tradicional (conocimiento - comprensión - aplicación), factores fundamentales para una verdadera formación del capital intelectual de una organización (análisis - síntesis - juicio).

No son cosas menores, pues si bien se habla mucho de la importancia del capital humano, poco realmente se hace para retener a nuestros mejores empelados, y remunerar adecuadamente su aporte al valor de la empresa.

Pablo Regent (profesor de la UM) escribía en un artículo reciente, con su enfoque hacia los resultados de la empresa, que: si usted como empresario no hace nada por generar las condiciones para que sus empelados sean “algo más” que simples piezas de un sistema mecánico, si no permite que cada uno, de acuerdo a sus circunstancias particulares y a las exigencias del negocio, aplique su mejor criterio y capacidad de resolver, terminará pagando un precio, ya sea por la vía de mayores salarios, de una mayor rotación de personal, por un volumen menor de negocios o simplemente por tener que invertir una dosis de vitalidad tal que desmejoré en forma significativa su calidad de vida.
.
.