lunes, 15 de septiembre de 2008

La imagen no es nada, pero...

No te van a contratar en una empresa por lindo, ni te van a excluir por feo, pero nadie discute que la imagen importa. No solo el aspecto físico, sino que muchas veces es referencia de otras cosas.

Más de alguna vez tuve la suerte de compartir experiencias relacionadas a los procesos de selección de personal, y he transmitido algunos consejos. Pero últimamente he visto muchos curriculums para diferentes postulaciones, y me llamó mucho la atención el tema de las fotos.

Deberíamos preocuparnos un poco más al momento de elegir la foto que adjuntaremos en ese papel que nos abre (o nos cierra) la primer puerta de un largo proceso de selección.

Alguien por ahí decía: Si no se esfuerza en obtener el trabajo, seguro no se esforzará en trabajar una vez que lo consiga.

La antigua foto carné, fue reemplazada por cámaras digitales, teléfonos celulares, y escaneos varios, y los resultados han sido terribles. Resumo a continuación algunas fotos que he visto en CV:
  • recorte de foto de una fiesta (extremadamente largas, para nada encuadradas)
  • foto del verano con lentes de sol (muy cool, pero nada laboral)
  • recorte de foto grupal (incluyendo la mano del amigo que abraza)
  • fondo con imágenes de la casa, cuadros, terreno, hasta el estadio
  • cuerpo entero con manos en los bolsillos (la antítesis de la actitud hacia el trabajo)
  • autofoto con el brazo extendido (¿es tan difícil conseguir que alguien te tome la foto?)
  • foto de foto carné por falta de escáner (parece innecesaria estando la persona ahí)
  • parrillero, perro y otras (hay que tener cuidado al seleccionar la foto que se sube a la web)
  • primerísimos planos que asustan (un poco de distancia no viene mal)
  • fotos ampliadas que terminan siendo borrosas, oscuras, pixeladas o movidas.
  • cédula escaneada (con las leyendas de la DNIC cruzando la cara)
  • gigantes (¿cómo si dice haber hecho diseño gráfico sube una foto de más de 1MB a la web?)

[Foto: George W. Bush]
. .