lunes, 24 de noviembre de 2008

¿Qué hay de nuevo, viejo?

La edad mediana en Uruguay es de 31 años, por encima del promedio de América Latina de 26 (como referencia hay que considerar que en Europa es de 39 años y en África tan solo 19).

Se estima que para el 2014 serán más los mayores de 64 que los menores de 15 años, generando lo que Mariana Paredes denomina envejecimiento precoz, y Aldo Solari califica de envejecimiento perverso, por el impacto que tiene en la proporción de la población en edad activa y reproductiva.

Nuestro país tiene 94 hombres cada 100 mujeres, y en los mayores de 65 años, la cifra desciende a 67 hombres cada 100 mujeres.

Los estudios de Daniel Ciganda revelan que el 50% de los jóvenes entre 24 y 30 años no han tenido hijos, no viven en pareja, ni en un hogar propio. Entre 1930 y 1980 la tasa de fecundidad se estimaba en 3 hijos, pero en 2004 bajó a 2,8. Entre 1996 y 2006 los nacimientos bajaron en un 19%. La mayoría de los niños uruguayos nacen por fuera del matrimonio.

En estos primeros años del siglo XXI la tasa de fecundidad está por debajo del nivel de reemplazo según estudios de Juan Chackiel y Pellegrino, no se repone a las mujeres que son las futuras procreadoras dejando a Uruguay como el país (luego de cuba) con más bajo crecimiento en América Latina.

Ignacio Pardo y Andrés Peri revelan que a mayor edad menor probabilidad de conseguir un empleo formal, pero además cuanto más personas vivan bajo el mismo techo se empeora la situación. Los hogares más ricos tienen 20 veces mas chances de conseguir un empleo formal.

Los departamentos de la zona sur concentraban más de la mitad de los habitantes desde 1963, pero ahora por primera vez se ha invertido el saldo de la migración rural-urbana.

* En base al artículo "Nos fuimos poniendo viejos" publicado el 14-07-08 en la diaria, que toma datos del libro "Demografía de una sociedad en transición" - Facultad de Ciencias Sociales - ENHA 2006.

[Imagen: Maquillaje Murga Agarrate Catalina 2008]
.
.