sábado, 3 de octubre de 2009

Perspectivas Económicas para 2010

El pasado 21 de agosto, durante el SAP World Tour, participó como invitado el economista Alfonso Capurro (CPA-CINVE) quien centró su presentación en un balance de la crisis y las oportunidades de mediano plazo para Uruguay.

En cuanto al escenario mundial coincide con las expectativas que indican que en el próximo año se retoma el crecimiento, a pesar que la recuperación es lenta para las economías subdesarrolladas, y que hubo un fuerte deterioro del patrimonio de los hogares, se afectó el consumo, se cortó el crédito y se generó desempleo.

A diferencia la crisis de 1929, esta vez han existido políticas activas, que permiten al FMI pronosticar altas tasas de crecimiento (incluso como las históricamente altas del período 2003-2008).

Brasil ya está creciendo (3% en el segundo semestre 2009). Argentina se recupera, incluso a pesar de tener un contexto de mayores incertidumbres. Las exportaciones en Uruguay ya están creciendo desde marzo 2009.

El crecimiento de nuestro país dependerá de la región y del mundo. Existe poco margen en política fiscal ya que estamos en año electoral y el presupuesto 2010 ya está fijado. Tampoco se esperan cambios significativos en precios y tipo de cambio, incluso después de marzo del año próximo.

Para Uruguay esta recesión ha sido leve respecto a las de 1982 y 2002, ya que la demanda interna amortiguó la crisis externa, el punto de partida era más alto que en otras oportunidades, el tipo de cambio es flexible (la devaluación fue del 30%) y tuvo bajos costos sociales (el desempleo no superó el 10%) .

Las perspectivas son buenas, ya que no existen problemas de competitividad (salvo con Argentina), el tipo de cambio sigue la tendencia mundial (estable en 23 pesos por dólar) e inflación de un dígito.

Puede existir un encarecimiento en dólares, por el flujo de capitales que quizás presione aún más a la baja el tipo de cambio, pero Capurro no espera que baje más allá de 22.

La deuda está estabilizada, la deuda neta es baja (25% del PBI, con un 60% en dólares) y el déficit 2009/2010 ya está financiado, por lo que hay oportunidades para crecer al menos con una tasa del 3,5%.

Para este crecimiento en el período 2011-2015 superior al histórico, existe un escenario positivo: crecimiento global, firme demanda de alimentos, incertidumbre en bienes no necesarios (textiles, curtiembres, papel).

Obviamente ahora está en manos de los empresarios aprovechar estas oportunidades.
.
.