lunes, 2 de julio de 2012

La escritura ha muerto, viva lo digital!

El diario alemán Bild (muy popular y siempre con fotos de mujeres desnudas ¿?) publicó (casi) toda su tapa escrita a mano con un llamativo titular: "¡Alarma! La escritura manual se muere", señalando el fin próximo de la escritura a mano, "por culpa" de celulares, smartforms, tablets, computadoras e impresoras.

"Uno de cada tres adultos no ha escrito nada a mano en los últimos seis meses según un estudio reciente". La mayoría de la gente se comunica por escrito a través de SMS y correos electrónicos.

Obviamente como lo señala Manfred Spitzer - director de la Clínica Psiquiátrica Universitaria de Ulm - la escritura es fundamental para fomentar la coordinación y las habilidades manuales y su ejercicio periódico es fundamental para la actividad cerebral. Pero, ¿es algo malo o sólo se trata de un paso más de la evolución del hombre como animal tecnológico?.

Sócrates (o Platón en realidad, pues está citado en Fedro) decía que la escritura destruiría la memoria del ser humano, a partir de una realidad del conocimiento - que hasta ese momento se basaba en tradicionales orales.

El pasado viernes en la tertulia de El Espectador (se puede escuchar aquí), Juan Grompone, Carlos Maggi, Matilde Rodriguez Larreta y Mauricio Rosencof tocaron este tema.

Salvo por la torpe afirmación de Maggi sobre los riesgos y dificultades (inexistentes a esta altura) de los pagos en internet, son por demás interesantes las reflexiones expresadas en la tertulia, pero quiero resaltar lo dicho por Grompone.

El autor del reciente publicado "El paradigma del laberinto", afirma que "hay una alarma, pero eso no quiere decir que la escritura manual desaparezca", y menciona algunos casos de escritura manual que se mantienen: calculo algebraico y otros problemas similares como en la química, bocetos y diagramas, anotaciones sobre textos y notas ocasiones, corrección de textos, listas de supermercado, etc.

"La escritura se extingue así como se extinguieron los números romanos y las velas. Aunque las seguimos usando en grandes ocasiones, se quitan para otras tareas más rutinarias".

Todo esto se engancha con las nuevas estructuras de pensamiento que ha generado internet a partir del hipertexto, lo cual por ejemplo analiza Nicholas Carr en el libro 'Superficiales. ¿Qué está haciendo Internet con nuestras mentes?' (ver nota en El País).

Yo diría que está cambiando nuestra forma de pensar, como antes lo hizo la escritura y luego lo hizo el libro y luego la imprenta y luego la radio y luego la TV... para bien o para mal cambia.

Lo que dice Carr es muy valioso, pues lo que hace es reflexionar sobre las herramientas, reconociendo su valor, y cuestionando sus efectos. Justamente de eso se trata: de no ser meros usuarios, y ser críticos de nuestras acciones.

[Imagen: Portada de Bild del 27/06/2012]
.
.