domingo, 25 de julio de 2010

Puro Chile es tu cielo azulado

En mi infancia fui alumno de la Escuela Nro. 131 República de Chile, en un edificio que el año que viene (exactamente el 26 de Julio) cumplirá 100 años mirando el Río de la Plata, ahí en la calle Maldonado junto al monumento a Mauá, el Cubo del Sur y el Templo Inglés.

24 años después de recibir el trébol de la suerte y pasar al liceo, conservando lindísimos recuerdos de "la chile", me encuentro por primera vez en Santiago de Chile, y recuerdo las primeras estrofas del himno:
Puro, Chile, es tu cielo azulado,
puras brisas te cruzan también,
y tu campo de flores bordado
es la copia feliz del Edén.
Majestuosa es la blanca montaña
que te dio por baluarte el Señor,
Y ese mar que tranquilo te baña
te promete futuro esplendor.
En estos días no se nota el smog, pues ha llovido mucho, pero todos concuerdan que lo común es tener el cielo gris.

Empezar conociendo Chile en la zona de Las Cumbres o El Golf da una imagen por demás positiva de Santiago, ya que resulta ser una de sus caras más bonitas.

Muchísimas construcciones modernas con edificios altos de vidrio y paredes no siempre perpendiculares al piso, dejan ver entre las torres la inmensa cordillena nevada.

Más allá de la contaminación en Santiago que pueda impedir disfrutar de aquel cielo azulado del himno, el cruzar los Andes y llegar este lugar es una experiencia hermosa.

Si bien estoy aquí por trabajo, podré conocer algo y compartir aquí algunas experiencias.

[Foto Edificio en Santiago de Chile, GB (cc)]

. .