jueves, 27 de marzo de 2008

Manzanas, Peras y Valores

Como comentario al artículo que publiqué sobre Nuevo Plan de Estudios en CCEE, recibí este texto de Gastón Arimón, a quien le solicité permiso para su publicación como columnista invitado del blog. Aquí va:

Sobre el tema de los valores que hay que fomentar en el nuevo plan de estudio, hay muchos muy importantes, pero hay algunos que lamentablemente los que fuimos formados en mi generación nos los trabajamos adecuadamente.
Me refiero al tema de la creatividad y de el adecuar soluciones a nuevos problemas. Me acuerdo que durante toda la escuela y gran parte del liceo, los problemas típicos y únicos de matemáticas eran: Un niño fue al almacén con $ 150, compro 2 Kgs de manzanas a $ 15 c/u y 3 Kgs de peras a $ 25 c/u. ¿Cuánto gastó? ¿Cuánto le sobró?

Recuerdo también, que por allá por 5to o 6to de liceo, me tope con un profesor de matemáticas C, que insistía en que los problemas en la realidad no estaban dados siempre de la misma forma y que había que ser capas de adaptar los aprendizajes a las nuevas situaciones. Recuerdo en que comenzó planteando los problemas típicos de la materia que el dictaba y luego haciéndole variaciones a los mismos y recuerdo que en cada uno de esos pequeños cambios, pasábamos semanas enteras, discutiendo como descifrar el problema, no como resolverlo.

Pasada la idea al problema anterior, los cambios podían ser simplemente, cambiar al puestero por un guarda de ómnibus, las manzanas por boletos y las peras por boletos de combinación. Esto ya le complicaba a la gente resolver el problema. Ni que hablar cuando se le ocurría introducir datos adicionales de esos que está llena la realidad y plantear el problema de la siguiente forma: Un niño de 13 años de edad y 35Kgs de peso, fue acompañado de su hermano mayor de 17 años y su padre de 45 al almacén. La familia siempre se reían ya que el peso del hermano mayor y del padre sumaban exactamente 110Kgs. En el almacén los atendió el puestero, que le mostró diversas frutas, naranjas a $ 20 el kilo, peras a $ 25, uvas a $ 30, manzanas a $ 15, y frutillas a $ 34. Luego de discutir acaloradamente los tres, decidieron llevar 2Kgs de manzanas y 3Kgs de peras. El padre saco de su billetera los últimos $ 120 que tenía. ¿Cuánto gastó? ¿Cuánto le sobró?

Recuerdo la dificultad de los estudiantes para determinar los datos que eran necesarios para resolver el problema y la siempre y infalible lógica de si el profesor lo puso debe ser necesario el dato. Entonces recuerdo a algunos haciendo cálculos con las edades y los pesos, para usar todos los datos del problema y desconfiando más de su capacidad de razonamiento lógica, que de que el docente pudiera poner datos extra que no fueran necesario.

El otro punto, en el que insistía constantemente, era que un problema en que los datos eran insuficientes, tenía como solución correcta la respuesta "Datos Insuficientes" y que el hecho de que los datos fueran insuficientes para una pregunta del problema, no significaban que fueran insuficientes para la segunda. Volviendo al caso de ejemplo un problema con está dificultad, podría ser algo como: Un niño va al almacén y compra únicamente manzanas y peras. Compra el doble de manzanas que de peras. Las manzanas valen $ 15 el kilo y las peras valen $ 25 el kilo. ¿Cuánto gastó? ¿En qué gastó más en las peras o en las manzanas?

Es claro que en este problema, para poder responder la primera pregunta, nos falta el peso de las manzanas compradas o el peso de las peras compradas. Pero que los datos son suficientes para responder a la segunda pregunta.

Lamentablemente en mis experiencias laborales y de estudiante de la facultad de ingeniería, siempre me encuentro con profesionales que siguen teniendo problemas para resolver cuales son los datos relevantes al problema y descartar los datos redundantes que nos da la realidad. Y que les cuenta montones determinar cuales son los datos que nos faltan para resolver un problema e intentar conseguirlos. Sin saber cuales son los datos que nos faltan, seguramente no tomemos el camino adecuado para conseguirlos.

El otro punto importante, es que todos los uruguayos nos acostumbramos fácilmente a pensar de que las cosas son de una única forma o tienen una única solución. Pongamos un ejemplo muy claro en el momento actual, es común que la gente piense que un PC solo funciona con alguno de los sabores de Windows, y que el único procesador de textos es el Word y la planilla electrónica Excel.

Pero la realidad no es así, existen otros sistemas operativos, desde los de los mainframes que todavía subsisten, hasta las alternativas para pc de escritorio. Y existen dentro de Windows y en los diferentes sistemas operativos, múltiples editores de texto y múltiples planillas de cálculos. Y si bien todos los editores de texto resuelven los mismos problemas, algunos toman perspectivas diferentes para resolver la misma problemática.
No podemos decir que una perspectiva es mejor que la otra, podemos decir que una perspectiva es más adecuada a una situación que otra, o más cómoda para una personas que otra.

Pasando a otro tema de dominio más común, y que quizás no permita ejemplificar mejor el tema, supongamos la siguiente situación: Un jefe, lleva a su nuevo empleado al garaje y le da a elegir entre los vehículos que hay allí el que quiera para realizar su trabajo. En el garaje hay un auto formula uno, un auto deportivo, una camioneta, un camión y un tractor. ¿Qué vehículo debe elegir la persona para realizar mejor su trabajo?

Es claro que sin conocer cuales son las tareas que va a realizar la persona, es difícil que haya una única elección posible. Debemos preguntarnos primero cuales son las tareas que queremos hacer antes de elegir el vehículo.
Por suerte, en nuestro país se esta implementando el plan Ceibal, una de las cosas que algunos retractores del proyecto dicen sobre el mismo, es que no tiene windows, que su capacidad de calculo es muy ajustada y que la forma de manejar el ambiente no se ajusta a los de los demás equipos que la gente tiene en la casa y que por lo tanto no es la mejor opción.

Yo en estas criticas veo solo elogios, que haya una interfaz diferente es una gran oportunidad, para que todos los niños, los maestro y los padres de los niños, abramos nuestra cabeza a nuevas formas de hacer lo mismo que hacemos en nuestros PCs. Y quizás tengamos perspectivas más creadoras para visualizar nuevas formas diferentes de hacer las mismas cosas, mezclas de las 2 formas o formas totalmente nuevas.

Y en cuanto a que los recursos sean ajustados, es una buena oportunidad para que todos cambiemos la pregunta ¿son adecuados? ¿son suficientes? Pregunta que nos deberíamos hacer siempre antes de adquirir cualquier bien. Porque mucho de los recursos extra que adquirimos normalmente no los usamos, ya que hacemos uso de las capacidades básicas de los equipamientos.

Creo que debemos trabajar duro, para abrir la cabeza a la gente, incentivar la creatividad a la hora de aplicar los conocimientos adquiridos. Aplaudir a la gente que trae nuevas perspectivas en lugar de castigarlas. Y entender que un conocimiento está adquirido, no cuando se repite como loro, ni se aplica a situaciones típicas ya vistas, sino cuando la persona es capas de aplicarla a situaciones nuevas nunca antes vistas.

Creo que se debe considerar que los parciales, los exámenes y los momentos de evaluación, no son solo momentos de evaluación, sino momentos de aprendizaje también. Y que los docentes no se deben dedicar a repetir problemas típicos de una evaluación a la siguiente, ni de un curso al otro, sino a buscar problemas nuevos en donde aplicar los conocimientos adquiridos.

Un abrazo.
Gastón Arimón


[Imagen: Mafalda, por Quino]
.
.