viernes, 16 de marzo de 2007

Experiencia e-Commerce Uruguay

Necesitaba unas láminas protectoras para mi PDA, y decidí comprarlas en PuntoLuz.

Lo que sigue puede explicar en parte por qué solo el 9% de los usuarios de Internet, han hecho alguna vez una compra electrónica, tal como indican las cifras de la encuesta de Radar (Nov.2006), donde se señala como principales razones para no hacerlo: "desconfianza" (27%), "falta de interés" (26%), "imposibilidad de acceso" (14%) y "desconocimiento" (10%).

La información del producto en la web de PuntoLuz es casi nula, solo aparece el nombre del producto sin mención clara del fabricante. Pedí mayor información por email y no tuve respuesta. Tampoco se solucionó al comunicarme telefónicamente con el departamento de ventas: a la pregunta: "¿cuántas unidades incluye?" la respuesta fue "diez o doce, no se exactamente", y respecto a "¿qué dimensiones tiene?", se respondió un genérico: "son universales, sirven para todo".

Obviamente que en el sitio del fabricante, se informa con precisión las características del producto, sus dimensiones y la cantidad que incluye cada paquete.

Una vez agregado el producto en el carrito de compras, el formulario que se completa (no requiere registro previo) es simple pero completo. Indicando incluso lugar de destino, forma de pago, días y horarios de entrega.

Los envíos son sin costo dentro de Montevideo y Costa de Oro, y según se describe en el sitio, el procedimiento a seguir es que luego que se verifiquen los datos del cliente, se coordinará telefónicamente el envío del pedido.

Veníamos bien, pero nunca recibí conformación por email de que el pedido había sido ingresado, tampoco se me informó de un número de pedido, al llamar a ventas para consultar telefónicamente me preguntaron muchos datos pero no me dieron respuesta, dijeron que se comunicarían y no lo hicieron. Al llamar al interno del call center da ocupado.

Luego de insistir pude comunicarme, me preguntaron que producto había pedido (en lugar de mi nombre), y me informan que el pedido está dado de baja (¿?). No había en stock, y por lo visto no tenían pensado avisarme.

Finalmente (y telefónicamente) completé la compra de un producto sustituto, aunque con la falta de información ofrecida, para mi se trata de un producto idéntico.
.
.