miércoles, 10 de octubre de 2007

Patrimonio Rentable

Siempre se dice que los uruguayos son grises y aburridos, pero el Día del Patrimonio es un momento especial en Uruguay.

La gente invade las calles, tiene curiosidad, disfruta los museos. Las empresas abren sus puertas, el ejercito muestra sus instalaciones, la iglesia baja sus barreras sacrosantas.

Es una gran instancia de turismo interno, y de visitas del exterior, que aún después de 13 años, son pocas las empresas que lo han sabido aprovechar comercialmente.

En lo personal casi no he faltado a ninguna de sus ediciones. A modo de ejemplo el año pasado aproveché a recorrer el Palacio Piria (actual sede de la Suprema Corte de Justicia), visitar una exposición de sonidos uruguayos en el histórico sello Sond'Or, explorar la hermosa Sala Zitarrosa (Ex cine Rex), y ver los detalles del Templo Ingles (primer templo no católico en Uruguay). En el 2006 también hubo tiempo para teatro callejero, charla con amigos, y un breve almuerzo en la Peatonal Sarandí y luego en el Mercado del Puerto.

Este año mi participación fue breve y variada. La casa central de Cutcsa (1912) - Sarandi 528, el Edificio del Telégrafo actual taller de artes y oficios (1867) - Calle Sarandi 472 , y el cuartel de Blandengues.
.
.